Esta semana he pensado mucho en las formaciones de Asesoras que impartimos.

Por diferentes motivos.

La conferencia en Bristol nos hizo reflexionar sobre los contenidos, la manera de comunicar y la manera de evaluar el trabajo de las asesoras.

En Monitos y Risas también reflexionamos mucho sobre la figura de la Asesora de Porteo.

O de la persona que asesora sobre porteo y portabebés, con el nombre que sea.

 

¿Qué esperamos de una Asesora de Porteo?

 

Personalmente, espero y lucho por que sea una profesional. Con todo lo que eso implica:

  • Una formación de calidad, que tenga requisitos de evaluación claros, contenidos no solo sobre técnica sino sobre contacto, comunicación, emprendimiento… y opción a formación continua.
  • Una ética común. Y sé que eso, hoy por hoy, es soñar. Pero algo como el juramento hipocrático de los médicos… y que se cumpliera. Al menos, que quede siempre claro cuándo trabajamos como Asesora de porteo y cuándo como “vendedora de portabebés”. Aunque en ambos casos asesoramos, el matiz es diferente.
  • Una remuneración digna. Y respeto por nuestro trabajo. Y eso, queridas compañeras, es algo que tenemos que pelear nosotras (nosotros, que empezamos a tener chicos en la profesión).

 

Pero sobre todo, que asesore desde el respeto a las familias, sin imponer su criterio sino informando y acompañando a cada persona en la elección que más se adapte a sus necesidades particulares (de todos los miembros de la familia implicados).

Un ejemplo. En el Ateneo teníamos un debate hace unos días. Alguien consultaba acerca de la idoneidad de usar fular elástico a la espalda. En un foro mexicano habían dicho que no se puede portear a la espalda con elástico. Y que como yo “recomendaba” portear así, pues que mi formación no era buena.

Este es un ejemplo de lo que te quería contar. “No se puede portear a la espalda con elástico”. Es una afirmación que puedes leer en diferentes sitios.

Cuando está así formulada, sin tener en cuenta de qué elástico estamos hablando, de qué nudo, para qué bebé o qué experiencia tiene el adulto que lo hace, no es un buen consejo de una asesora sino un dogma.

Además, la mayoría de las veces, cuando alguien “sentencia” así no tiene una argumentación que lo respalde: simplemente lo ha leído o se lo han enseñado así.

Hay muchos “dogmas” en el porteo, como en casi todo. Según la escuela o el país, son unos u otros: no portear a la espalda con elástico, los bebés recién nacidos sólo se pueden portear con nudos de tres capas, si porteas a un bebé pequeño a la espalda su cabeza tiene que estar apoyada en tu cuello… Hay muchos.

 

Y ninguno me gusta.

 

Asesoras de Porteo

 

Una buena asesora no usará ningún dogma: te dará toda la información, los pros, los contras, los beneficios y los riesgos. Para que tú puedas decidir qué hacer y qué no hacer en base a esa información.

 

Pero TODAS las decisiones las tienes que tomar TÚ.

 

Porque el hijo es tuyo. El porteo lo vas a llevar a cabo tú. Es tu familia, es tu cuerpo. Y sobre tu hijo, tu familia y tu cuerpo nadie sabe más que tú.

Desde luego, así el trabajo es más difícil. Para la Asesora, porque tiene que explicar muchas más cosas que si utiliza dogmas. Para ti, porque tienes que tomar la decisión y asumir la responsabilidad.

Y no nos han educado para eso: ni para dar largas explicaciones fundamentadas, basadas en el aprendizaje y la reflexión, ni a asumir la responsabilidad de tomar una decisión. Es más fácil que “nos manden”.

Pero como sabes, mi ambición es cambiar el mundo. Desde el contacto y el porteo. Esta es, simplemente, otra de las facetas de dicho cambio. ¿Te unes al cambio?


The following two tabs change content below.
Madre de Marcos (2008) y Lucas (2011) la maternidad supuso para mi todo un descubrimiento y revolución personal. El porteo llegó a mi vida por casualidad y se quedó por convencimiento. Cada día estoy más convencida de que lactancia y contacto son las dos herramientas que más nos facilitan la ma(pa)ternidad y por ello me dedico profesionalmente a difundir la necesidad de contacto de nuestros hijos (y nuestras). Y a dar a conocer herramientas sencillas para integrar el contacto en nuestra crianza, sobre todo, el porteo. Tienes más sobre mí aquí: http://blog.monitosyrisas.com/sobre-mi/