Google+

Contacto

Los Sentidos y el Masaje Infantil

Posted by on Feb 2, 2016 in Contacto | Comments

Los Sentidos y el Masaje Infantil

  Influenciados por la cultura en la que vivimos inmersos, una cultura de separación básicamente, solemos pensar en los bebés como en unos seres que no hacen más que comer, dormir y llorar, y a los que, además, resulta muy cansado y difícil cuidar y entender.     Por otro lado, las películas que hemos visto desde siempre, nos han mostrado invariablemente que los bebés “deben” nacer en un entorno hospitalario esterilizado por completo, y que sin la ayuda del personal sanitario, es muy peligroso o imposible que el bebé nazca o que el parto se desarrolle de forma segura. Más adelante, durante los primeros meses de crianza del bebé, las madres se ven sometidas a un constante juicio, un juicio que normalmente va en contra de lo que le dicta el instinto. Durante generaciones, las mujeres hemos ido alejándonos de nuestros instintos maternales para la crianza, y nos hemos visto empujadas a criar de una forma antinatural. También influye directamente cómo nos han criado nuestros padres, ya que la imitación es la principal forma que tenemos de aprendizaje durante los primeros años de vida. Repetimos los patrones de crianza que hemos recibido de forma automática y es un verdadero esfuerzo querer hacerlo de forma distinta. En este ambiente poco propicio para la buena comunicación con nuestros bebés, nuestros sentidos juegan un papel fundamental. Los sentidos son las herramientas que tenemos para comunicarnos con el mundo y también para captar información y estímulos. Cuando nacemos (de forma sana), venimos provistos de los cinco sentidos, algunos más desarrollados que otros. Gracias a ellos podemos vivir y representan nuestro potencial para un óptimo desarrollo neurológico y emocional.     El tacto. Es el primer sentido que se desarrolla en los humanos. Ya  en el líquido amniótico,  las paredes del útero ejercen  el primer masaje estimulante del bebé. El tacto estimula las conexiones neuronales ya desde el útero. Durante el nacimiento, el paso del bebé a través del canal de parto, también tiene una gran influencia en la salud del bebé a muchos niveles. El olfato. El olfato también se desarrolla durante la gestación, y el bebé reconoce a su madre por los aromas en los que ha estado inmerso dentro del útero. La leche materna, el calostro, tiene un olor muy similar al líquido amniótico, así que el bebé es capaz de guiarse solo desde el útero al pezón, a su salida del cuerpo de su madre. La vista. Se ha podido comprobar que un bebé recién nacido es capaz de ver muy bien a una distancia corta, de entre unos 15 y 45 centímetros de distancia. Esta distancia es justo la distancia que le separan de los brazos y pecho de su madre a los ojos de ésta. Los bebés que han nacido de un parto normal, no medicalizado, tienen los ojos muy abiertos y hacen contacto visual principalmente con su madre, y son capaces de sostener esa mirada durante largo rato. La vista es uno de los sentidos que está estrechamente relacionado con el establecimiento del vínculo afectivo. El oído Este sentido está completamente desarrollado a las 16 semanas de gestación. El bebé escucha los ruidos amortiguados a través del líquido amniótico y el cuerpo de su madre. Además de la voz de su madre, que es la que percibe con más claridad y que reconoce a la perfección cuando nace, también oye muchos ruidos provenientes del cuerpo de ésta. Es capaz de reconocer melodías cantadas por la madre durante el embarazo y eso le relaja si está nervioso o irritado. Por una serie de estudios, está demostrado que la voz de...

Read More

Tacto nutritivo con masaje infantil

Posted by on Nov 4, 2015 in Contacto | Comments

Tacto nutritivo con masaje infantil

Este fin de semana estuve en una formación de monitoras sobre masaje infantil.  Y vengo a compartirte hoy la importancia de esos momentos tan íntimos que podéis tener tu bebé y tú. Existe una técnica, que desarrolló Vimala McClure, que  mediante unos movimientos de masaje favorecen el contacto nutritivo.  Es una experiencia bonita y si tienes opción y conoces alguna monitora de masaje infantil cercana para poder hacer el curso, seguro que te gustará. El tacto es un elemento que ayuda a formar vínculos. Y esto es sumamente interesante cuando hablamos de partos tan intervenidos que a veces parece que “eso que nos tenía que nacer” no florece de forma espontánea. No es raro escuchar a alguna mamá que te cuente que miraba a su bebé como si no lo reconociera. Y es muy difícil aceptar ese momento, pero tenemos en nuestras manos una gran herramienta para poder volver a ese centro que tanto necesitamos como  mamá y bebé.   El tacto es el primer sentido que se desarrolla dentro del útero y el último en dejarnos. Los bebés necesitan ser tocados, y bueno… los adultos también: ¿quién no sale con mejor humor después de un masaje? 😉 .  Durante el masaje, sepas o no la forma de hacerlo,  con el sólo hecho de acariciar a tu bebé, de tener contacto visual, de cantarle, de hablarle, estás fomentando un vínculo que cada vez es más fuerte y que, además, te ayuda a entenderle mejor.   Mediante el tacto, conocemos mejor a nuestro bebé,  como madre o padre aprendemos a responder mejor a sus necesidades. Liberamos hormonas de bienestar y es  una herramienta maravillosa que se puede compartir en familia. Los padres, que a veces se sienten un poco desplazados por la nueva situación familiar, encuentran con el masaje una excelente forma para fomentar el vínculo con su bebé.   He podido vivenciar en primera persona cómo se acercan una madre y un padre con esta consciencia hacia sus bebés y es realmente muy bonito de ver y sentir, por qué no. Nos han regalado unos bonitos momentos este fin de semana. A mí, personalmente, esa mirada de conexión que hay entre mamá y bebé, ese entendimiento que surge entre ellos es algo que me provoca una serenidad que, como muchas hemos sentido en primera persona, no puedes casi ni explicar.   Fomentemos el tacto, masajear a nuestros bebés, el piel con piel, la cercanía, el olor, el calor de mamá, de papá de los hermanos y hermanas… y facilitemos esa hermosa visión de ver crecer a niños más felices....

Read More

Las escuelas infantiles y la socialización de mis hijos.

Posted by on Oct 9, 2015 in Contacto, Crianza, Información, Otros | Comments

¿Escuela Infantil o directamente al cole…? Pinto, pinto, gorgorito… Hoy te vengo a hablar de las escuelas infantiles y la socialización de mis hijos. Algo así me está pasando últimamente ¿Y por qué? pues porque como muchos sabréis, tengo familia numerosa, con tres enanos y las situaciones son diferentes a pesar de ser iguales. El mayor, ya lo tiene chupado, porque va a primaria. Pero este año, ha habido revolución en casa, “la mediana, empieza el colegio y el pequeño empieza la Escuela infantil” Podéis imaginaros, el panorama. Pero vamos por partes: El mayor, nunca fue a la guardería , si, lo sé, es escuela infantil, pero me sale el nombrecito por defecto, perdonadme. Él se socializó, en el parque, rodeado de niñ@s y jugando. Entró en el cole, y todo el mundo echándose las manos a la cabeza cuando la gente de alrededor se enteraba de que ¡¡¡horror un niño sin ir a la E.I!!! pues si, pero bueno, mi hijo tardó 2 semanas el pobre en dejar de llorar. Yo sólo pude llevarle un par de veces, porque trabajaba, pero esos días, me fijé en una cosa…. los niños de guardería también lloran…si… y lloran el mismo tiempo que los niños de parque. Click To Tweet …Así que un mito derrumbado. Pasemos a la mediana. Este invierno, ya mi marido insistía en llevarla. Mi primer hijo es de mi ex y por lo tanto, no sabía nada del mito derrumbado del que he hablado antes. Conseguí retrasarlo hasta primavera, momento en el que decidí, ahondar en el submundo de las Escuelas Infantiles, ¿cuál elegir, de qué informarse….? como de todo eso se puede sacar un post entero y además este no es el adecuado, nos saltaremos esa parte. Lo más importante para mí, era la cercanía, que la abrazaran cuando necesitara abrazos, que la quisieran cuando llorara, que la atendieran….. que fueran YO, sin ser yo. Y empecé a buscar, que si Waldorf, que si Montesori, vale, todo eso es importantísimo, pero también lo es el tener tiempo, personal y empatia,… ¿alguien abrazaría a mi hija y la limpiaría las lágrimas?. Encontré una, que me gustó, pequeñita, a 5 minutos de donde yo iba a estar, que me daba la opción de la comida o no. Era como muy familiar…… pero muy oscura, que me obligaban a pagar la matrícula entera, más un montón de gastos para sólo un mes y que me insistían e insistían en meter al otro. La descarté, demasiada desesperación por el pequeño…la mediana no importaba porque sólo era un mes, así que nadie me la iba a mimar ni a abrazar. Miré otra, en esa me daban libertad de horarios, según la web, además, me gustaba mucho la decoración, pero yo que por si no lo sabéis, soy claustrofóbica, eso de las guarderías que parecen tiendas a las que en lugar de escaparates, han quitado los cristales y han puesto barrotes para poder llamar patio…. pues no lo veo… OJO, que ahora es lo habitual y seguro que están genial, o sea, que no lo toméis cómo crítica. De hecho, esa era la que yo iba a elegir, hasta que un día, me dio por ir con el coche y parar enfrente;  Los niños jugaban, otro lloraba, una sola cuidadora para todos ellos, sentada en el centro con la mirada perdida….. a veeer, también me podéis decir que soy muy dura….ya, pero soy como un pirata escondiendo su tesoro, busco el mejor sitio. Me dije a mi misma, que quizás la chica tuviera un mal día, la podía doler la cabeza…. yo que se, seguro que yo...

Read More

Touch me

Posted by on Ago 26, 2015 in Contacto | Comments

Touch me

Tócame Acaríciame Abrázame Masajeame   Cualquiera de estas palabras nos incitan a pensar en el placer, placer producido por un buen masaje, por tener contacto, por demostrar afecto mediante una caricia. O también en el placer como algo pecaminoso, prohibido. Vivimos en la cultura de que hay que sufrir para conseguir algo, que hay que sudar la gota gorda para llegar a ser alguien, que el trabajo es una obligación, que el contacto cuanto menos mejor y del afecto no digo nada porque tenemos que ser duros,  que la vida en sí es un sufrimiento y resignación, y tenemos esto tan grabado a fuego que nos olvidamos  que merecemos cosas buenas y placenteras. El placer por placer no es pecado ¿ A quién no le gustaría darse un masaje en este momento?,¿ Quién  no disfrutaría de una hora embadurnándose en crema, aceites y dejándose llevar por uno de los placeres más antiguos del mundo? Hay personas a las que no les gusta, son las menos y no me atrevo a aventurar cuál podría ser el origen de esa extrañeza. Pero de lo que si estoy segura es de que la gran mayoría diría que si. De sobra es conocido que el contacto genera placer, que libera oxitocina, que relaja, libera tensión, descontractura y que es un gustazo darse un buen masaje. Pero, ¿nos hemos fijado alguna vez conscientemente, en qué beneficios obtiene nuestro cuerpo y nuestra mente en un masaje relajante? En el sistema neuroendocrino se produce el  aumento de los niveles de varias hormonas: Suben los niveles de  dopamina, por lo que aumenta la capacidad de atención, el estado de ánimo, la capacidad de concentración y también influye en la actividad motriz. Aumentan los niveles de serotonina, que modula los ciclos de sueño y vigilia. Aumentan los niveles de endorfinas, algunos les llaman moléculas de la felicidad, ayudan a mitigar el dolor, tanto físico como mental. Aumentan los niveles de la oxitocina, la hormona del amor. Cuando actúa esta hormona bajan los niveles de cortisól, que produce el efecto contrario, aumentando los niveles de estrés. El cortisól elevado está implicado en enfermedades inmunes, cefaleas, en la alteración del sueño y en el agotamiento continuo entre otras cosas. Hace poco fui a darme un masaje relajante y lo que sentí me va a costar explicarlo con palabras: Click To Tweet Sentí una desconexión total de mi misma, mi cuerpo y mi mente eran dos partes separadas y a la vez conectadas. Me dejé llevar y  dejé sentir a mi cuerpo y afloraron tantos sentimientos que en un momento dado me liberé y lloré, algo se soltó en mi pecho que me sentí libre y tranquila. Fue tanta la relajación, que llegué a sentir que no era yo la que estaba en la camilla, me veía desde fuera de mi cuerpo, era capaz de verme desde otra perspectiva, de saber quién soy y hacia donde voy. Este punto puede parecer algo místico, pero nada más lejos de la realidad, me subió tanto el nivel de dopamina que sentí una felicidad plena y gozosa, y mi mente pudo pensar con claridad algunos conflictos que tengo conmigo misma, y de ahí mi estado intuitivo. Sentí mucho placer, placer del bueno, ese que dices: que rico ojalá que no se acabe nunca. Salí de la consulta tranquila, feliz, plena, conectada conmigo, más yo que nunca. Les invito a que vayan a darse un masaje por placer a menudo, les invito a que se los den a sus hijos desde el nacimiento, les invito a que no se priven del placer por placer, les invito a que: Se toquen...

Read More

¿Método vs Cuidados Madre Canguro?

Posted by on May 26, 2015 in Contacto, Información | Comments

¿Método vs Cuidados Madre Canguro?

El “Método Canguro” es el ejemplo de cómo convertir lo natural en algo artificial. El término “método” muestra algo medible, establecido, con  sus pasos a seguir. La figura de la madre no es parte importante  del proceso, dado que según esto un método puede  hacerlo cualquiera, como bien dice el artículo de Casilda Rodríguez Bustos.  . . La expresión “Cuidados madre Canguro” le da la relevancia que merece a la madre y reconoce la importancia de la pareja “mama-bebé”, dado que éste, a quién conoce únicamente es precisamente a su madre: con quien ha compartido sus meses de vida. Un bebé fuera del útero, con tantos estímulos y agentes externos invadiendo su espacio, sólo reconoce como lugar de confort y seguridad, el cuerpo de su madre, donde además de protección y calor, tiene acceso libre a la alimentación constante, tal y como hacía en el útero materno.. Supongo que se utiliza más el término “Método Canguro” por lo mismo que casi todo lo relacionado con la maternidad y su medicalización. Hay que llevar un control, mirar que todo está bajo supervisión de un superior y controlar lo natural, una vez más.   Para las familias, el Método Canguro a diferencia de los Cuidados Madre Canguro, implica una sumisión y dependencia del personal sanitario, y para este último una responsabilidad que no les compete. Para el bebé significa una separación de su madre innecesaria la mayoría de las  veces. No reconoce se la importancia que tiene la NO separación de su hábitat: la madre (no cualquier otro adulto), y por lo tanto no se harán cosas que se pueden hacer para facilitarla. Esta forma de pensar lleva a la idea errónea y extendida de que hay razones válidas para la separación:  la madre está cansada  si hay cesárea la mamá no puede por la intervención y el corte, hay que pesar al bebé, medirle, bañarle, etc… Para nosotras, como Asesoras Continuum, hacer entender estas diferencias implica un trabajo importante para el cambio. Sabemos de primera mano el trabajo de divulgación necesario para volver a convertir el “método” en lo que siempre debió ser: Cuidados maternales al bebé con la madre como...

Read More

Colecho. Mi “Yaya Paleolítica” era una modernilla

Posted by on May 20, 2015 in Artículos, Contacto, Crianza, Maternidad | Comments

Colecho. Mi “Yaya Paleolítica” era una modernilla

Hace un mes te escribía sobre mi experiencia con “niños de alta demanda” y hoy te quiero hablar sobre mis 5 años de colecho (compartir el lecho) ¡Dios mío! 5 años ya sin dormir del tirón. Ahora me explico por qué mis ojeras ya son parte de mi barbilla El colecho es uno de los actos más egoístas que he hecho en mi vida. Para mí, dormir con mis hijos es una necesidad para sobrevivir ya que son niños que no duermen toda la noche del tirón. Cuando yo te hablo de colecho no te estoy hablando de la idea romántica de “mami linda abrazando a sus hijos en una preciosa cama mullidita con toda la familia dormidita en fila”. Te estoy hablando de colecho real. Te estoy hablando del colecho “pie-cara-mano-codo-teta-omóplato-brazo-retorcidos” y gira otra vez. No te voy a mentir, yo también en algunas ocasiones preferiría dormir sola, pero soy madre y esta es mi elección ¿te cuento por qué? Mis hijos tienen despertares nocturno, y estar con ellos en la misma cama siempre ha sido la forma más “fácil” de continuar con el descanso familiar sin que esos despertares lleguen a mayores. Esto exactamente es lo mismo que debió pensar mi “tátara-tátara-tátara-bisabuela” paleolítica cuando se puso a tener “chiquillos” como una loca y seguramente hasta sea hereditaria esta manía nuestra de no dormir toda la noche sin despertares y compartiendo el lecho (co-lecho). Como tanta gente a mí alrededor se preocupa por mí y por mis hijos ante el hecho de que durmamos juntos, me he puesto a investigar y me he quedado alucinada. Mira lo que he averiguado: Resulta que la supervivencia de nuestra especie ha venido determinada en gran medida porque a mí  “tátara-tátara-tátara-bisabuela paleolítica” se le fue la cabeza y se puso dormir con sus hijos mientras los amamantaba cada vez que lloraban en lugar de dejarlos en la cueva de al lado. Ella seguro que en su día fue una moderna incomprendida, pero pensó: – Tengo la sensación de que yo soy la fuente de alimento, calor, protección, consuelo y soporte de este bicho indefenso que se despierta mil veces por noche y que además llora como un mamut castrado. Y adicionalmente, resulta que cuando le meto el pezón en la boca se calla automáticamente… Pues debe ser que es así como funciona un bebé humano ¿no? Con esta idea en la cabeza mi “tátara-tátara-tátara-bisabuela paleolítica la modernilla” empezó a buscar información. Leyó un montón de “cuevas pintadas”, pero nada… ahí no había datos concluyentes sobre el riesgo de que un bebé que duerme sólo sufra bajadas del azúcar corporal (hipoglucemia) y/o asfixia (apnea), así que decidió por su cuenta y riesgo, dormir con sus hijos en la misma cama. – ¡Toma ya! “¡Qué crack la Yaya oye!”. Y dicen que lo hizo por instinto (que lista la tía ¿no?… Instinto…) Yo ahora sé que posiblemente el “triptófano” que lleva la leche materna tuviera mucho que ver con el hecho de que sus hijos durmieran mejor cuando estaban con ella siendo amamantados durante la noche, porque los científicos de hoy han averiguado que esta sustancia actúa en el cerebro como inductor del sueño. Hay otro tema del que últimamente se habla mucho y es del “vínculo afectivo”. Otros científicos de nuestro tiempo se han dado cuenta de lo crucial que resulta esto del “vinculo” para la salud, tanto física como psíquica de los bebés. Algo que afecta incluso a su desarrollo neuronal. Y pienso yo que esto también debió haberlo intuido  la “Yaya Paleolítica”, porque en toda la historia de la humanidad resulta que padres...

Read More