Google+

Lactancia

La teta ¿culpable o inocente?

Posted by on Feb 3, 2016 in Alumnas Asesoras Continuum, Información, Lactancia, Maternidad | Comments

La teta ¿culpable o inocente?

Es un día frío y gris fuera de la sala del juicio,  la sala está repleta por el lado de los demandantes, en cambio el lado de la demandada se encuentra desierto. De pronto se interrumpe el ruido y se abre una gran puerta al fondo del lugar y aparece el honorable juez. Todos en silencio lo observan, algunos con gran desprecio observan a la demandada.   Señor juez: Buenos días, se abre el caso número 98.455, contra la demandada aquí presente, los cargos son cientos, por lo tanto, sólo nombraré algunos: No producir suficiente (trabajo deficiente), dejar de trabajar a los 6 meses, obesidad en el usuario, provocar caries en el usuario, avergonzar a terceros, incitar a la dependencia extrema del usuario, no cumplir con horarios establecidos de trabajo, no poseer las características adecuadas para un trabajo perfecto, etc. Comenzamos el juicio… Señor abogado de la parte acusadora, por favor llame a sus demandantes a declarar. Abogado demandante:  Gracias señor juez, llamo al estrado al pediatra, matrona, dentista, vecina, tía y señor del transporte público. Señores por favor,  uno a uno detallen su experiencia y los cargos que presentan contra la demandada. Pediatra:  Muchas gracias. En innumerables  casos me he encontrado con la misma situación: usuarios que suben pocos gramos a días de comenzar, me parece que el trabajo de la demandada ha sido deficiente, no cumple con las tablas de crecimientos lo cual me deja en la obligación de entregar a la madre del usuario  indicaciones para una alimentación adecuada, para que esos gramos se conviertan en kilos y lograr una nutrición óptima: Mi cargo contra la acusada es que  su trabajo es deficiente. Matrona: No cuenta con las características necesarias para un buen trabajo. El tamaño y  la forma no son acordes a lo que se necesita para realizar un trabajo a la perfección, por lo tanto mi cargo es que no cumple con lo estéticamente correcto para una función adecuada. Dentista: He tenido la desdicha de conocer casos terribles de caries, y eso es debido no sólo a una higiene deficiente, sino al consumo nocturno y extendido luego del año de uso, por lo tanto el cargo es provocar caries por un mal manejo de la demandada. Vecina: Me ha tocado presenciar de forma directa el uso excesivo del usuario, sin duda incitado por ella, lo que ha provocado  una dependencia extrema. Esto provoca que el usuario sólo quiera estar con la demandada y el único consuelo sea ella, terrible. Tía: En muchas ocasiones le he dicho  que su trabajo ya es deficiente luego de los 6 meses y que debería dejar de trabajar, por el bien del usuario, ya que no lo alimenta lo suficiente y hace que él ya no desee ningún otro tipo de alimentación, lo que provocará que este se enferme. Señor del transporte público: Pasé una vergüenza terrible, la demandada debería hacer su trabajo en sus dependencias, no es posible que yo y el resto de la gente, debamos presenciar su trabajo de forma tan libre como ella lo desee. El resto de las personas merecemos respeto. Abogado demandante:  Bueno señor juez, mis demandantes ya han expuestos sus experiencias y cargos contra la demandada, no tenemos nada más que exponer, muchas gracias. Todos vuelven a su lugar, la demandada se encuentra muy triste, sin palabras, casi no puede mirar al frente. Señor juez: Muchas gracias abogado, (mira ahora al lugar de la demandada):  abogado de la parte demandada, por favor haga pasar a sus testigos. Abogado demandada: No tengo testigos señor juez, pero yo pasaré a declarar y dar mi defensa. (camina con paso firme al...

Read More

Los misterios de la lactancia

Posted by on Sep 22, 2015 in Lactancia | Comments

Los misterios de la lactancia

A pocos meses de dar a luz, pienso en muchas cosas: ¿cómo demonios se cuelga en el tendal una ropita tan pequeña?, ¿seré capaz de cortarle las uñas sin amputarle un dedo?, ¿cómo le voy a cambiar el pañal en un baño público sin cambiador?, ¿nacerá tan pequeñita que la podré lavar en el fregadero de la cocina para no tener que agacharme en la bañera?, y sin embargo… ¡los misterios de la lactancia!…   No estoy preocupada por el parto o por la lactancia. Porque confío en mi cuerpo, y porque confío, tanto o más, en mis matronas y en mi asesora de lactancia. Lo de la lactancia materna, supongo que por no ser especialista, siempre me ha parecido algo misterioso. Me parece sorprendente la cantidad de lactancias frustradas y no exitosas que hay en nuestro entorno. Últimamente he pensado mucho en una de mis alumnas, Victoria, la mamá de Sonia y de Alexia, que acaba de nacer; le ha dado teta dos semanas… También en una de mis mejores amigas, mamá de Paulo, al que no consiguió darle teta, y de Xiana, a la que le dio apenas cuatro meses. Y he pensado muchas veces en un montón de mujeres más que conozco y que han tenido lactancias maternas abandonadas en las primeras semanas o que ni siquiera han llegado a establecerse correctamente. Mujeres que conozco y que sé que son inteligentes, con carácter, sensatas, madres afectuosas e implicadas… pero que quizás no supieron enfrentarse a sus miedos, o a su entorno, o al dolor, o no tuvieron la suficiente información y/o ayuda. Y también he pensado en mi hermana pequeña y en sus dos lactancias exitosas y placenteras. Mi hermana, una mujer voluble, impredecible, a veces algo descentrada… pero capaz de sentirse como en una isla desierta cuando es necesario e ignorar todo lo que le digan los demás, incluidos los médicos. Porque ella no acepta ninguna autoridad sólo porque venga envuelta en una bata blanca; capaz de seguir sólo sus impulsos, sus instintos y su propio bienestar. Mi hermana pequeña nunca se identificó especialmente con el ambiente de los grupos de apoyo a la lactancia. No se decidió por la lactancia materna tras una reflexión intelectual sobre la salud de sus hijos. No fue una decisión meditada y racional, sino sobre todo un impulso biológico. Tampoco sacó la teta en el museo del Prado y se negó a marcharse cuando la invitaron amablemente a hacerlo por hacer ningún tipo de reivindicación. Ella dio la teta a sus hijos porque se lo pedía el cuerpo, porque le gustaba y porque le resultaba cómodo; y no se movió de aquel banco del museo simplemente porque le dolían los pies. Dio la teta porque es una persona hedonista y bastante perezosa para algunas cosas. “¿Lactancia prolongada?… yo doy la teta porque me ahorro tener que preparar el desayuno del niño”. No sé qué hubiera pasado si llega a encontrarse con algún problema, no sé si ese hedonismo le hubiera llevado a luchar o a rendirse. Tampoco sé si hay menos probabilidades de que surjan problemas si se tiene una personalidad como la suya. Sé que hay frenillos cortos, ingurgitaciones, hipogalactias y demás dificultades, pero, desde mi ignorancia, creo que no puede ser que la mayoría de las mujeres y bebés tengan problemas tan graves que impidan la lactancia porque entonces la especie se hubiera extinguido. Creo que el plan que la naturaleza tenía previsto se parece más a la realidad de mi hermana pequeña: voy a hacer que la lactancia sea algo que te guste y que te...

Read More

Entrevista a Sylvie Riesco autora de La Magia de la Leche

Posted by on Ago 7, 2015 in Lactancia | Comments

Entrevista a Sylvie Riesco autora de La Magia de la Leche

Hoy acaba la semana mundial de la lactancia materna 2015, la mundial pero como Spain is different aquí se celebra a primeros de octubre, jejeje! Por eso, aprovecho hoy para hablaros de lactancia. Pero para eso vengo con una de mis comadres más queridas Sylvie Riesco, la autora del libro La Magia de la leche: Historias de amor con mucho sabor.   Cuéntanos brevemente de lo que trata La Magia de la leche. “La Magia de la Leche” es una guía de lactancia materna y crianza concebida de madre a madre. Ofrece la experiencia, el ser y el saber de madres, padres, asesoras de lactancia y matronas que comparten sus historias para proporcionar información, normalidad, tranquilidad y mucho amor ante la llegada de una nueva criatura. Tejido entre mujeres, escuchados los padres y acompañado por profesionales de la salud, este libro nos invita a entender la lactancia materna como otra forma de criar. Me gusta decir que es un cuento de cuentos que giran en torno a la maternidad, la lactancia y la crianza de nuestr@s pequeñ@s.     ¿Siendo una simple madre como se te ocurrió que podías escribir un libro sobre lactancia?  Me encanta escribir y parte de mi carrera profesional está vinculada a esta actividad pero nunca había sentido que necesitaba transmitir algo con tanta fuerza. Mi vida cambió radicalmente cuando me convertí en madre. Sentía que quería saborear y exprimir cada momento pero también experimenté los miedos que toda familia vive al recibir a una nueva criatura. Y en medio de estas sensaciones, lo encontré: un grupo de mujeres que vivía la maternidad de una manera que me enamoró, que tenía siempre palabras de consuelo o ánimos para una recién parida y madre lactante. Sentirme identificada y respaldada fue vital para no abandonar nuestra lactancia. Escuchar y compartir con otras mujeres dudas y situaciones me ayudaba a definir cómo criar a mi pequeña. Los primeros tiempos de un bebé son preciosos pero también constituyen un reto. Igual que a mí otras me lo habían puesto fácil, pensé que nuestras experiencias podrían guiar y ayudar a muchas otras mamás y familias. En lo cotidiano y en lo más anecdótico, en situaciones normales y algo más complicadas… Se trataba de pasar un relevo de “información, calma y seguridad”. Por eso ser una “simple” madre era suficiente… porque no estaba sola. Contaba con el privilegio de estar rodeada de muchas más.   ¿Porque elegiste escribir el libro de esta forma, cediendo la palabra a otr@s? Yo llegué a un grupo de lactancia cuando mi hija mayor tenía tres semanas de vida. Hay un antes y un después de aquella visita. A partir de entonces mi maternidad fue el fruto de lo que yo vivía y aprendía de otras muchas mujeres. Fue tal la inyección de vivencias distintas, de consejos que se acoplaban a unas u otras situaciones y de acompañamiento que eso es lo que quise retratar en el libro. Pensé que mi experiencia era “única” (porque era la mía) pero era sólo “una”. Concebía por eso el libro como una ventana a todo un mundo: había tanto tan enriquecedor ahí fuera, dentro de cada mamá y cada familia…Así que desde el inicio hice que el libro fuera un lazo entre dieciséis familias, diseñé un índice donde cada una pudiera aportar un pedacito de sus vidas. Cada una de ellas se centraría en un aspecto concreto (y tendría un gusto distinto. En la variedad está la riqueza. Y…¿por qué no decirlo? Creo que cuantas más situaciones se retrataran, se podría llegar y ayudar a un mayor número de mujeres y familias...

Read More

De tetas y cultivos

Posted by on Jun 30, 2015 in Información, Lactancia | Comments

De tetas y cultivos

¡Un título muy llamativo para hablar de mucho más que de Tetas! Quería contarte que el otro día firmé esta petición: “Exigimos que el Sistema Nacional de Salud haga cumplir las leyes en vigor sobre la Lactancia Materna en todos los hospitales y Centros de Salud” Independientemente de que la firmé porque apoyo la iniciativa al 100%, y esta es mi opción personal, te quiero contar porque me parece una cuestión de Salud Pública. Aunque por todos los puntos,  en esta ocasión me voy a centrar en un sólo punto en concreto: Que se promueva la realización de las Analíticas y Cultivos de Leche Materna Humana. Una petición que más allá de la búsqueda de falsos enemigos como las luchas entre mujeres que amamantan o que no amamantan, las que son feministas o las que no lo son, las que son bomberas o las que son amas de casa, las unas o las otras. bla bla bla bla bla bla.. tenemos que olvidarnos de nosotras y nosotros mismos y pensar en el alimento que el cuerpo, la mente y el espíritu de un bebé humano espera y necesita para crecer lo más sano posible, el alimento natural inicial de nuestra especie. Es por eso que ante una verdad tan flagrante como que la leche materna Humana no es ni más ni menos que la Alimentación Natural de nuestra especie, y que como especie no la defendemos como NOS merecemos quiero que conozcas la importancia de esta necesidad. Es como mínimo inversomil que en la medicina actual, en la que todos somos usuarios cuando vamos al médico, te hagan un análisis de orina en todos los ambulatorios o casi, un análisis de sangre y una analítica pueda estar a la orden del día. Claro, se mandarán a un laboratorio, pero se hacen. Seguro que tú te has hecho alguno de estos análisis en algún momento. Pero que tengas que ser Houdini para encontrar un laboratorio que analice leche materna cuando hay una posible infección. La leche materna en nuestros días es tratada como secrección humana tabú empujada casi al “límite sexual”, incluso en la mente de algunos colectivos: como “sucia”. La leche materna no es tratada ya no digo igual, sino que ni siquiera equitativamente si la comparamos con el resto de fluidos del cuerpo humano. Quizás lo único que no se analiza es la cera de las orejas porque si me apuras hasta el sudor es analizable. Se analiza la saliva, se analiza la sangre, se analiza la orina, se analiza el esperma, se analiza la regla.. anda esto tampoco ejem… pero NO se analiza la leche materna. La leche materna que ayuda a nuestro cerebro a crecer, como la naturaleza ha preparado que crezca para estar por lo menos lo mejor que ella pueda darnos… que no es poco, al contrario, es muchísimo. Que es alimento, y medicina a la vez, que es cariño y contacto también, pero no sólo eso. En fin que poniendo de nuevo los pies en la tierra… perdoname pero se me ocurre pensar que a alguien nunca le han dolido las tetas.. bueno: el pecho, mientras querían amamantar a su hijo. Lo que si te puedo decir es que es muy doloroso, y compromete una de las más grandes preocupaciones de cualquier madre: la alimentación de su hijo. Estamos hablando de una cuestión de priodidades y la Defensa de la Alimentación Infantil Natural ¿es menos prioritaria? ¿Ni siquiera equitativamente prioritaira a la Defensa de la Alimentación Sana de los Diabéticos, A la defensa del consumo de X frutas y verduras por día,…? A...

Read More

Cómo ser una buena asesora de lactancia

Posted by on May 18, 2015 in Lactancia | Comments

Cómo ser una buena asesora de lactancia

Voy a proponerte un ejercicio  para tu memoria: Intenta recordar tu época de estudiante. Piensa en algún profesor  de esos que aún recuerdas. De los que conseguía que te apeteciera no faltar a sus clases, que consiguió despertarte pasión por una asignatura o un tema que quizás, a priori, no era de tu interés.  ¿Lo tienes?  Ahora piensa en qué tenía de especial con respecto a todos los demás. Seguramente has tenido en tu vida escolar decenas de profesores, pero sólo unos pocos dejan esa huella.   A lo largo de nuestra vida vamos conociendo muchas personas de las que aprendemos. Aprendemos de lo que nos enseñan, de lo que no nos enseñan, pero sobre todo aprendemos mucho del cómo. Aprendemos más de su aCtitud que de su aPtitud. A estas alturas ya todo el mundo sabe que un buen asesor no es sólo aquél que tiene muchos conocimientos en su campo. Un buen asesor, es aquél que sabe transmitirlos de tal modo que cumpla su función. Que le sirva a la persona que le pregunta. La semana pasada Elena López  nos explicaba la importancia de saber asesorar en porteo, y yo hoy quiero hablaros de cómo ser una buena asesora de lactancia. He empezado queriendo que recordéis a alguna persona que os inspiró en vuestra infancia y/o juventud, porque al final, esa es la meta.  Algunas personas piensan que para ser una buena asesora de lactancia hay que saberse muy bien la teoría, conocer al dedillo los compuestos de la leche materna, saber distinguir patologías por los síntomas, ver frenillos y clasificarlos por grados, saberse todo lo relacionado con la fisiología de la lactancia… y es cierto. Todo eso hay que saberlo. Pero no basta. Para ser una buena asesora de lactancia hay que saberse muy bien la teoría, pero no basta…. Click To Tweet En un campo como el de la lactancia, que es como siempre digo: multifactorial, complejo, en el que confluyen tantos aspectos a tener en cuenta y no sólo los físicos… es un campo como este no basta con saberse muy bien la teoría. EL otro día relataba en un post para mi blog mi primera visita a una asesora de lactancia tras el parto. Imaginad: madre primeriza, dolorida, asustada, preocupada… Mi bebé no había hecho pis ese día y a mí me dolía el pecho, tenía incluso una herida en la areola. En la clínica sólo supieron darme pezoneras y decirme que me pusiera crema hidratante en la herida ( sí, crema hidratante de la cara… sin comentarios). Afortunadamente yo sabía de la existencia de los grupos de apoyo y de las monitoras de lactancia ( como se llamaban en esa época en esta asociación en concreto). Así que el mismo día que salí de la clínica, sin poder apenas sentarme del dolor de la sutura de la episiotomía y las hemorroides, fuimos a buscar ayuda como quien va a Lourdes. Para resumir la historia, decir que las palabras que me dedicó esta persona fueron literalmente: -“Esto está muy mal. Este niño lleva mucho sin comer, seguramente le ha bajado la glucosa y la glucosa es el alimento del cerebro” Si os digo que empecé a temblar… sólo acertaba a decir: -“Pero ¿está bien? ¿le he causado daño cerebral a mi bebé?  ¿Se va a poner bien? ¿Es irreversible? Y todo eso mientras lloraba presa del pánico. Pánico como pocas veces en mi vida. Me imaginaba siendo la causante de lesiones cerebrales en mi hijo. Y yo sólo había intentado ser la mejor madre del mundo, como todas. Quería un parto natural porque sabía que “era...

Read More

Dos partos… Dos lactancias… La misma madre

Posted by on Abr 27, 2015 in Artículos, Lactancia | Comments

Dos partos… Dos lactancias… La misma madre

Naciste de mis entrañas una mañana de calor Naciste de mis entrañas en una fría mañana de invierno Papá estaba esperando para poder ver tu color Papá te cogió con sus manos, yo no podía creerlo Pese a un gran desgarro, en la sala solo había amor Pese a un pequeño desgarro, en el coche solo había amor Sin fuerzas te quedaste, el parto fue agotador Con fuerzas llegaste, el parto fue prometedor Solos empezamos la aventura de la lactancia, con el corazón Con experiencia, empezamos la aventura de la lactancia al unísono Mamá y papá ponían todo de su parte para que fuera a mejor Tú solita supiste qué hacer desde el minuto uno Aunque costó un poquito, todo fue descubridor No costó nada y todo era un lindo camino La lactancia se estableció porque fuiste un luchador La lactancia se estableció, las dos éramos uno Disfrutamos 3 años de ella y todo era amor Seguimos disfrutando de ella, hasta el día en que tú me digas un “no”.   Con este pequeño relato, con este poema, juego de contrastes, quería contaros que mis dos lactancias han sido exitosas pese a lo diferentes que fueron los partos y situaciones que viví con mis dos hijos. El mundo de la lactancia no siempre es un camino negro en el que las mamás solo encuentran problemas, también hay lactancias exitosas. También hay lactancias bonitas desde el primer día. También hay lactancias de esas en las que no tienes más que dar a tu bebé lo mejor de ti durante el tiempo que lo necesite. Le diste un sitio donde crecer durante nueve meses Que nadie te robe ni tu parto ni tu lactancia “Tal vez tengáis ocasión de contemplar un espectáculo más maravilloso que el que ofrece un bebé mamando del pecho de su madre, pero dudo que sea en esta vida” Adrian Cordellat photo...

Read More