Google+

Maternidad

La carga de las madres

Posted by on Abr 13, 2016 in Información, Maternidad | Comments

La carga de las madres

  Las mujeres de por si tenemos la costumbre, normalmente, de cargar con toda o casi toda la responsabilidad. El trabajo, la casa, los hijos… No es que nuestra pareja (si la hay) no colabore, es que el grado de responsabilidad no suele ser la misma.     Desde niñas nos han enseñado, ya sea de una forma más o menos sutil, a no molestar, a no pedir, a que no somos dueñas de nuestro cuerpo, a estar para el otro, a agradar.   La sociedad se encarga también de transmitirnos que tenemos que poder con todo para ser supermujeres, supermamás, superexitosastrabajadoras, supereducadas.   Tenemos que demostrar que valemos, que podemos con todo.   Y la culpa. Ay la culpa. Nuestra eterna acompañante.   Si no llegamos a todo es culpa nuestra. Si al otro le molestan nuestras palabras o nuestras quejas es culpa nuestra. Si nuestro parto o lactancia no es el que deseamos es culpa nuestra porque no sabemos y nuestro cuerpo no funciona. Si nos agobiamos es culpa nuestra, porque no somos capaces de poder con todo.   Pero es que no tenemos ni debemos que poder con todo. Si vivimos en pareja la responsabilidad debería ser compartida. Pero por desgracias no nos han educado igual.     Por otro lado vivimos aislados unos de otros. Estamos solos. Y nos sentimos solas. Cuantas madres se ven solas y superadas en la crianza de sus hijos.   La maternidad debería ser compartida y vivida con alegría, en comunidad, en tribu.   Estoy cansada de la pregunta de ¿y no trabajas?, cuando nos quedamos en casa al cuidado de nuestro hijos. Como si el cuidado de una persona fuese cualquier cosa. Como si estar en casa cuidando de nuestros hijos implicase no hacer nada.   El cuidado de una persona en pleno desarrollo es el trabajo que mayores conocimientos, responsabilidad, cualidades y tiempo requiere.   Claro, no estoy hablando de dejar a nuestros hijos en su cunita llorando hasta que aprendan a consolarse solos (cosa que no es tal y que además tiene sus consecuencia). Ni tampoco hablo de dejarles enchufados a la tele constantemente. Hablo de presencia para con nuestros hijos.   Mis hijas no me molestan, me molesta quien se cree con derecho a decirme que estarían mejor en una guardería, que qué bien vivo (dando por hecho que no hago nada), o que me estoy centrando demasiado en mi maternidad.   Señores, mis hijas no van a volver a ser niñas. Si no disfruto ahora de ellas y su crianza, ¿cuándo lo haré? Cada etapa tiene su tiempo. Y con mi vida hago lo que me place.     Por otro lado, si mi pareja es quien trabaja fuera, y yo quien se queda en casa cuidando de mis hijas, esto no es sinónimo de encargarme yo de todo lo concerniente de la casa. Ambos estamos desempeñando un trabajo, aunque el mío no sea remunerado.   Si resulta que además de cuidar a mis hijas llevo un emprendimiento, me cuesta aún más entender esos comentarios de desdén ante quienes decidimos hacer las cosas de otra manera.     Pensando en detallar todo lo que hago como madre seguro que habrá quien me tache de intrusismo. Soy cuidadora, proveedora de alimento, enfermera, asesora, psicóloga, payasa, cuentacuentos, monitora de ocio y tiempo libre, cocinera, limpiadora, profesora, chofer… Seguro que se te ocurren muchas más cosas.   Pero además de todo esto, y de mi trabajo, está para mí lo más cansado y que a veces más nos agota. Porque no sólo estamos agotadas físicamente, sino también mentalmente....

Read More

Cuando la maternidad puede ser un cubo de agua fría

Posted by on Mar 17, 2016 in Alumnas Asesoras Continuum, Información, Maternidad | Comments

Cuando la maternidad puede ser un cubo de agua fría

A la maternidad no siempre se llega de forma consciente. Y no me refiero a si se decide ser madre o no. Muchas de nosotras pensamos que hemos decidido ser madres, pero en realidad ¿es nuestra esa decisión? O al menos, ¿hasta qué punto somos conscientes de lo que implica realmente lo que estamos decidiendo? ¿Qué factores de nuestro entorno nos condicionan en esa elección? A lo largo de este tiempo que llevo acompañando a mujeres he conocido muchos casos. Las mujeres podemos encontrarnos con una maternidad a la que no habíamos llamado o a la que hacía tiempo que esperábamos. También podemos decidir tener hijos porque quizás socialmente es lo que se espera de nosotras después de tener pareja estable.  O también decidimos tenerlos porque vemos que nos hacemos mayores y tenemos miedo no poder serlo más adelante, aunque eso implique llegar a la maternidad sin estar del todo preparadas… Pero, ¿se está preparada para ser madre? ¿Tenemos información real y de primera mano cuando nos planteamos serlo? Una persona muy cercana a mí me dijo un día que había sido egoísta al elegir ser madre: “no lo hago por crear una vida y dedicarme a ella, sino por ser un aliciente nuevo y tener otro entretenimiento, una faceta más para darle sentido a mi vida”. Y aunque tengo que reconocer que, en un primer momento también vi esa reacción como un hecho egoísta, con el tiempo me he ido dado cuenta que no es en absoluto cuestionable la decisión que nos lleva a querer pasar por la maternidad o paternidad. El caso es que las mujeres que llegamos a la maternidad lo hacemos viniendo de un camino concreto, con sus pendientes y características que lo hacen único para cada una de nosotras. Y ese camino, en muchos casos, no ha pasado por el “stand” informativo de: “Todo lo que deberías saber para ser madre”. Ese stand, precisamente, nos lo vamos encontrando, en pequeñas o grandes dosis, a medida que vamos descubriendo, o no, qué es eso de tener una criatura a tu cargo. Yo decidí ser madre, lo tenía claro. Pero he de reconoder que no me había planteado nunca qué podía suponer tomar esa decisión. El primer bebé recién nacido que tuve en mis brazos fue mi hijo. Recuerdo el sentimiento de ridiculez que me invadió cuando, en el hospital, me “enseñaban” a amamantar a mi hijo, me mostraban cómo debía sujetarlo, los cuidados que debía tener con el ombligo y, lo mejor de todo, cómo cambiarle el pañal y bañarlo. La sensación de “no saber”, de novata, de inexperta, de que todo era nuevo y todo debía ser aprendido era abrumadora. En vez de empoderada, salí del hospital con un sentimiento de “madre mía, esto es más grande que yo y no voy a saber ni por dónde empezar”. Y en parte, no iba tan mal encaminada.   ¿Cómo puede ser que una especie animal que tiene más de 2 millones de años de existencia tenga que aprender en un hospital cómo atender a su cría? Visto ahora, con cierta perspectiva, me parece terriblemente patético.   ¿Qué hemos hecho como sociedad que la crianza de nuestros hijos, el conocimiento de lo que es un “bebé real” se ha desvinculado tanto de nuestro día a día? La respuesta no es muy difícil de encontrar, lo sé. Mi reflexión es que la mayoría de mujeres llegamos a la maternidad sin ser muy conscientes de lo que realmente significa ser madre. Y eso también incluye que muchas de nosotras no tenemos mucha idea de lo que implica para el...

Read More

La teta ¿culpable o inocente?

Posted by on Feb 3, 2016 in Alumnas Asesoras Continuum, Información, Lactancia, Maternidad | Comments

La teta ¿culpable o inocente?

Es un día frío y gris fuera de la sala del juicio,  la sala está repleta por el lado de los demandantes, en cambio el lado de la demandada se encuentra desierto. De pronto se interrumpe el ruido y se abre una gran puerta al fondo del lugar y aparece el honorable juez. Todos en silencio lo observan, algunos con gran desprecio observan a la demandada.   Señor juez: Buenos días, se abre el caso número 98.455, contra la demandada aquí presente, los cargos son cientos, por lo tanto, sólo nombraré algunos: No producir suficiente (trabajo deficiente), dejar de trabajar a los 6 meses, obesidad en el usuario, provocar caries en el usuario, avergonzar a terceros, incitar a la dependencia extrema del usuario, no cumplir con horarios establecidos de trabajo, no poseer las características adecuadas para un trabajo perfecto, etc. Comenzamos el juicio… Señor abogado de la parte acusadora, por favor llame a sus demandantes a declarar. Abogado demandante:  Gracias señor juez, llamo al estrado al pediatra, matrona, dentista, vecina, tía y señor del transporte público. Señores por favor,  uno a uno detallen su experiencia y los cargos que presentan contra la demandada. Pediatra:  Muchas gracias. En innumerables  casos me he encontrado con la misma situación: usuarios que suben pocos gramos a días de comenzar, me parece que el trabajo de la demandada ha sido deficiente, no cumple con las tablas de crecimientos lo cual me deja en la obligación de entregar a la madre del usuario  indicaciones para una alimentación adecuada, para que esos gramos se conviertan en kilos y lograr una nutrición óptima: Mi cargo contra la acusada es que  su trabajo es deficiente. Matrona: No cuenta con las características necesarias para un buen trabajo. El tamaño y  la forma no son acordes a lo que se necesita para realizar un trabajo a la perfección, por lo tanto mi cargo es que no cumple con lo estéticamente correcto para una función adecuada. Dentista: He tenido la desdicha de conocer casos terribles de caries, y eso es debido no sólo a una higiene deficiente, sino al consumo nocturno y extendido luego del año de uso, por lo tanto el cargo es provocar caries por un mal manejo de la demandada. Vecina: Me ha tocado presenciar de forma directa el uso excesivo del usuario, sin duda incitado por ella, lo que ha provocado  una dependencia extrema. Esto provoca que el usuario sólo quiera estar con la demandada y el único consuelo sea ella, terrible. Tía: En muchas ocasiones le he dicho  que su trabajo ya es deficiente luego de los 6 meses y que debería dejar de trabajar, por el bien del usuario, ya que no lo alimenta lo suficiente y hace que él ya no desee ningún otro tipo de alimentación, lo que provocará que este se enferme. Señor del transporte público: Pasé una vergüenza terrible, la demandada debería hacer su trabajo en sus dependencias, no es posible que yo y el resto de la gente, debamos presenciar su trabajo de forma tan libre como ella lo desee. El resto de las personas merecemos respeto. Abogado demandante:  Bueno señor juez, mis demandantes ya han expuestos sus experiencias y cargos contra la demandada, no tenemos nada más que exponer, muchas gracias. Todos vuelven a su lugar, la demandada se encuentra muy triste, sin palabras, casi no puede mirar al frente. Señor juez: Muchas gracias abogado, (mira ahora al lugar de la demandada):  abogado de la parte demandada, por favor haga pasar a sus testigos. Abogado demandada: No tengo testigos señor juez, pero yo pasaré a declarar y dar mi defensa. (camina con paso firme al...

Read More

No juzgamos: un lema de Asesoras Continuum

Posted by on Ene 28, 2016 in Crianza, Maternidad | Comments

No juzgamos: un lema de Asesoras Continuum

Cuando nos convertimos en madres una avalancha de consejos y “buenas prácticas” se arroja encima de nosotras. Estamos puérperas, con un cocktail hormonal que nos hace estar más sensibles y, en muchas ocasiones, sentirnos inseguras. No hemos parido antes, no hemos amamantado, nunca hemos tenido un bebé tan pequeñito que dependiera día y noche de nosotras y… ¡lo queremos hacer tan bien! Nos asaltan mil dudas y no sabemos a quién hacer caso. Si tenemos suerte, nos animamos a acudir a un grupo de apoyo a la lactancia o a la crianza, a hablar con una matrona o asesora sobre nuestras dudas. En general, los grupos funcionan fenomenal y encontramos respaldo y apoyo. Pero en otras ocasiones nos sentimos juzgadas y no sabemos cómo encajar en ellos. Por miedo a ser juzgada, a que alguien me hablara “regular” o de forma paternalista, no acudí a un grupo de apoyo cuando fui madre por primera vez. Y me hubiera encantado, porque me habría proporcionado seguridad y un lugar de desahogo. Los profesionales que trabajamos con personas y especialmente con madres, ya que la maternidad es algo muy íntimo,  tenemos una doble responsabilidad: Transmitir información verídica y contrastada Cuidar el trato personal. Y en Asesoras Continuum nos lo tomamos muy en serio. Por un lado la información que proporcionamos es rigurosa y contrastada, actualizada, ya que seguimos en continua formación. Pero más importante aún, nos formamos para  ver más allá. Más allá de la composición de la leche materna o de la producción de oxitocina. Más allá de la nutrición saludable o de la importancia del tacto y el contacto, en Asesoras Continuum miramos a los ojos de la persona que nos habla. Escuchamos y respetamos. Porque, lo que es bueno para mí, quizás no lo sea para ti. Igual que no hay un portabebés perfecto para todos -intentamos buscar el idóneo para ti y tu hijo- no hay una respuesta única al resto de interrogantes que surgen alrededor de la maternidad y la crianza. Lo importante es tu tranquilidad y la de tu hijo, tu felicidad y la de tu hijo. Que encontréis vuestro camino valorando distintas opciones y pudiendo elegir. Sin que nadie te juzgue, sientiéndote libre. Porque tú y tu hijo sois lo importante para nosotras....

Read More

Los cinco pilares del nacimiento con amor

Posted by on Ene 11, 2016 in Embarazo y Parto, Información, Maternidad | Comments

Los cinco pilares del nacimiento con amor

Cada nacimiento que acompaño me remueve por dentro, azota mis miedos y mis pilares y me recuerda lo verdaderamente importante, y lo poderoso de la vida al abrirse paso. Prácticamente a diario me encuentro con familias que afrontar sus embarazos y próximos partos sin tener ni la más remota idea de a qué se enfrentan. Con millones de dudas, de falsos mitos, y de mentiras instauradas por la medicina o la sociedad que estandarizan este momento, o por el cine y sus fantasmas de lo “no-estético”. Un parto es algo mágico, intenso, mamífero, feroz, es un baile de almas y un milagro que deberíamos disfrutar más a menudo en nuestra sociedad, porque es algo natural, sano, feliz y reconfortante… porque ante tanta barbarie, la fuerza de cada nuevo ser lo llena todo de esperanza. Un parto es algo que todo ser humano debería vivir, como espectador, al menos una vez en su vida. Yo tengo el privilegio de haber presenciado unos cuantos y os aseguro que cada uno ha dejado una huella imborrable en mi. Hoy, tengo el profundo honor y el privilegio de poder compartir con vosotros uno de los partos más hermosos que he visto jamás, el de una mujer única, que además, para mi suerte, es una gran amiga y colega. Ella me pidió que compartiera esta hermosa aventura, con el profundo deseo de que cada vez haya más parejas que sepan a qué se enfrentan a la hora de dar la bienvenida a sus bebés. Gracias Iria, por tu valentía y tu testimonio en imágenes. Gracias por seguir cambiando el mundo. Os aseguro que éste podría ser un parto cualquiera, en todos ellos se oyen a menudo las frases que oiréis: “¡me rompo!”, “¡no sale!”, “¡duele mucho!”, “¡me cago!”, “¡no cabe!”, “¡no puedo!”, “¡duele mucho!”, “¡no aguanto”, “¡que salga ya!”, “¡quema, quema!”, “¡quiero que acabe ya!”… en todos  hay gritos, todos son sucios, y hasta escatológicos. En todos hay momentos de pánico, de fuerzas que flaquean, de parejas que dudan, pero en algunos las madres confían, y se dejan ir, se rinden a la fuerza de sus cuerpos y sus corazones y fluyen y entonces todo sale bien. A través de un video precioso, esta pareja ha sabido recoger en tan sólo 8 minutos, las necesidades básicas de mamá y bebé:  Los cinco pilares para un nacimiento con amor… Un equipo de apoyo sereno y profesional: que aporte dosis de seguridad, protección, ayuda y entusiasmo… Una pareja presente y amorosa: que brinde apoyo, sostén, contención, confianza, tranquilidad y amor… Una madre informada y consciente: que fluya y permita que broten los miedos, las dudas, el poder, la fuerza y el instinto… Un bebé, en este caso una bebé sana y fuerte: decidida, fuerte y capaz de nacer sin miedos, de comerse la vida… Un entorno propicio: de silencio, oscuridad, intimidad y confianza donde cada protagonista pueda jugar su papel. Nada más. Y nada menos. Espero que lo disfrutéis tanto como nosotros y que no os deje indiferente. Gracias Iria e Isaac. ¡Bienvenida Sabela! ¿Y para ti cuáles son los pilares de un nacimiento con amor? ¿qué ves tú en este parto? ¿Te gustaría aprender todo lo necesario para acompañar a otros en esta aventura? Apúntate a nuestro módulo de Acompañamiento Toda la información...

Read More

Amar a ciegas

Posted by on Oct 30, 2015 in Maternidad | Comments

Amar a ciegas

De todas y cada una de “mis mamis” guardo un recuerdo y un cariño muy especial, todas han compartido conmigo confidencias, lágrimas, miedos, ilusiones… Todas han dejado en mí y en mi hacer como asesora una huella imborrable. Pero cuando conocí a Laura, algo en mi alma se movió. Supe que iba a ser distinto, que ella iba a cambiar mi vida y mi manera de trabajar, de alguna manera y para siempre. Quise pedirle que me dejara acompañarla… pero callé, por prudencia, y el tiempo y el destino quiso que ella y su pareja me eligieran más tarde para hacerlo. Paradójicamente, ese lluvioso día en que nos conocimos, era ella la que venía a aprender de mí – nos conocimos en un taller de Porteo y Ceguera que yo impartía – pero os aseguro que ha sido ella la que me ha enseñado tantas y tantas de cosas a mí... Con Laura he aprendido … … que el ser humano es resiliente por naturaleza … … que rozar la muerte con las yemas de los dedos te hace ver la vida con otra luz … … que un golpe del destino no puede nunca derrocar tus sueños … … que siempre hay una nueva oportunidad por la que seguir soñando … … que siempre hay tiempo para una sonrisa honesta … … que las cicatrices del cuerpo y del alma nos hacen mucho más bellos … … que la familia y su sostén están sobrevalorados por nuestra cultura … … que lo único importante somos nosotros mismos y nuestro amor propio … … que la única discapacidad real es la falta de empatía … … que en esta vida hay que mantenerse cerca de los que nos ven las alas y las pintan de colores … … que desde el dolor también se puede amar a manos llenas … … que ese amor es el verdadero y el que puede con todo y contra todos … … que se puede vivir una vida serena, sencilla y sin estridencias y hacer el mundo mucho más hermoso … … que la maternidad es y debería ser una profundo acto de amor, responsabilidad y consciencia … … que los miedos son malos consejeros … … que sólo los valientes viven una vida plena … … que ante el ímpetu de la vida que se abre paso, sólo podemos rendirnos y dejarnos llevar … … que pedir ayuda y dejarse ayudar es una de las más difíciles lecciones que debemos aprender … … que no hay mujer más bella que la que amamanta a su bebé sin verlo … … que una familia se crea, construye y fortalece a base de sueños, cariño, compasión y entrega … … que un hijo o hija viene cargado de sabiduría para recordarnos quién somos ... … que el tacto y el contacto son lo único que quieren nuestros bebés … … que lo que a menudo creemos importante tiene casi siempre una importancia relativa … … que no hay mirada más dulce y hermosa que la de Laura … … ella, que mira sin ver… y sin embargo ve tan hondo, tanto o más que nuestros torpes ojos … Gracias Laura, Noe y Ariadna, por enseñarme qué es                   … amar a...

Read More