Google+

Elena López

Elena López

Como te conté en mi presentación para el proyecto, yo llegué “aquí”, a “esto de la maternidad” hace cinco años, de casualidad. Gracias al mayor de mis hijos. Y una vez que llegué, me quise quedar, con todas las de la ley. Por ellos, mis dos peques.

Y para ello, me formé, en primer lugar, como Asesora de porteo con diferentes cursos y talleres, pero además, investigando y leyendo todo lo que podía. Soy además socia fundadora de Red Canguro. También difundo el porteo no solo con las charlas y talleres que llevo impartiendo todo este tiempo, sino desde mi blog, De Monitos y Risas en el que hablo de diferentes temas relacionados con la Crianza, pero sobre todo de Porteo y Contacto.

Elena LópezSoy también Educadora de Masaje infantil de IAIM, formada por AEMI. Como el porteo me enseña día a día, el tacto es el primer y más potente lenguaje de los bebés, y por ello quise aprender sobre masaje. No solo a bebés de 0 a 1 año, que es la formación base de AEMI, sino también para niños mayores, hasta 7 años. Imparto cursos y talleres de masaje a padres desde hace tres años, y asesoro sobre la importancia del tacto a las familias que así lo requieren, bien sea desde el porteo bien desde el masaje o, más frecuentemente, con un enfoque global.

También soy Reflexóloga. Convencida como estoy de que el tacto y el respeto al cuerpo es el camino hacia la salud, elegí formarme con Ángeles Hinojosa (reflexología infantil) y Mauricio Kruchik (reflexología en la maternidad, embarazo, parto y puerperio). Imparto cursos de reflexología podal infantil a padres y, desde hace poco tiempo, acompaño desde la reflexología a mujeres embarazadas.

Ahora, en último lugar pero no menos importante (ha llegado cuando estaba preparada para recibirlo), formo parte del equipo de Formadoras Continuum.

Como emprendedora, llevo junto con Eloísa López Oh! la luna, un centro de productos, servicios y apoyo a la Maternidad y a la Crianza. Pero previamente a todo esto, mi actividad se desarrolló en el sector privado, en una empresa nacional en la que era gerente de una unidad de negocio que abría, al público, 24 horas los siete días de la semana. Dirigiendo un equipo de 35 personas que trabajaban en cinco turnos diferentes. Aquí desarrollé muchísimo mis habilidades de organización, dirección y comunicación, así como de atención al público y resolución de incidencias.

Por supuesto, mi mejor papel, el que más aprendizaje me supone, el más retador, el más motivador, es el de madre. Ellos son el motor de todo esto. Mis hijos, y los tuyos.

 

Contacto