Una vez recuperadas de nuestro parto y pasado el periodo de adaptación a la nueva situación y al bebé (unas antes y otras más tarde), como ya te contaba en este post, nos entran ganas de empezar a hacer cosas, de moverte, de reconecterte al mundo, con algo que no esté relacionado con la crianza pero sin renunciar a estar con nuestros pequeños.

Así que generalmente buscamos actividades en las que ya sabemos que nuestros bebés serán bienvenidos: Matronatación, estimulación musical, estimulación temprana… Actividades centradas en los bebés. Pero lo que realmente buscamos (que no quita que también hagamos lo otro) es algo más para nosotras, para moverte, para recuperarte y tonificarte.

Pues bien, aquí tienes dos opciones:

A) Ir a clases donde la persona a cargo de la clase admite madres y a sus bebés porteados. Si eres de esas madres infórmate bien en porteo previamente y se consciente de las limitaciones que tiene el portabebé elegido, para así llevar la clase al mejor ritmo posible, sabiendo que la clase va a ritmo de personas sin bebés. Con paciencia y consciencia de que el profesional que te acompaña no podrá orientarte en muchas posturas o ejercicios y te las tendrás que ingeniar para adaptarlos tú misma. Es una opción muy válida si cumples estos 3 requisitos:

1- Ya hacías esa actividad antes y conoces la dinámica de la clase y cómo la imparte ese profesional.

2- Te has informado y formado en talleres de porteo ergonómico y seguro (no vale con plantarse una mochila que te regalaron sin saber usarla de verdad porque podrías no estar haciéndolo bien y lastimar tu espalda o suelo pélvico o estar perjudicando la postura del bebé por no estar en la postura correcta y tener que amortiguar el movimiento de tu actividad desde esa postura.

3- Has hablado con la persona que lleva la clase y está conforme con que participes en esas condiciones especiales.

B) La otra opción es ir a un sitio donde la actividad en cuestión sea impartida específicamente para un grupo de mamás con sus bebés. En este caso la persona encargada de impartir la clase debe tener en cuenta qué movimientos son los más favorables para que las madres y sus hijos disfruten de la clase de manera segura, para ambos a la vez. Para saber que esta clase realmente te va a aportar todo lo que buscas debe  cumplir los siguientes requisitos:

1- Actividad dirigida en exclusividad a madres o padres con sus bebés (también los padres tienen derecho a hacer pilates, yoga o la actividad que les guste, sin renunciar a sus bebés).

2- La persona que imparte la clase debe  estar formada en porteo para garantizar que el portabebé que se está usando sea el adecuado, que se use de manera correcta y que tanto bebé como porteador están bien colocados desde el principio hasta el final de la clase.

Esto no significa que esta persona tenga que ser asesor@ de porteo (aunque sería lo ideal), significa que debe  haber recibido algún curso de formación lo suficientemente completo como para garantizar lo anterior.

El objetivo de este post, no es sólo que sepas qué opciones tienes, si no que a la hora de elegirlas sepas distinguir entre aquellos profesionales que te van a ofrecer lo mejor para ti y tu bebé y los que ofrecen esa misma actividad pero la dan como si tratase de otra clase normal sin tener encuentra las necesidades y la seguridad de los asistentes.

Personalmente me duele encontrar fotos de este tipo de clases donde se ve a los bebés mal porteados o con portabebés nada adecuados o con portabebés adecuados pero muy mal usados.

http://www.babble.com/baby/latino-bambino-zumba-for-the-mom-of-a-newborn/ https://jadoredance.com/blog/2010/07/02/why-i-choose-cha-cha-cha

http://www.babble.com/baby/latino-bambino-zumba-for-the-mom-of-a-newborn/
https://jadoredance.com/blog/2010/07/02/why-i-choose-cha-cha-cha

Pienso en que a la persona que imparte esa clase le da igual si ese bebe está bien colocado durante toda su hora de clase, mientras solo se preocupa de corregir la postura de la madre, o que a las madres que van a esas actividades solo les enseñan bailes o movimientos carentes de técnica y coreografías “tontas” en las que apenas aprenden nada. Moverse se mueven pero no hay un aprendizaje más allá.

Como bailarina mi opción fue la primera: formarme en porteo e ir a las clases y a la actividad que ya hacía y en la que bailaba como siempre pero con mi bebé, en mi nivel, aprendiendo y mejorando.

Como profesora de danza que quería que sus alumnas embarazadas cuando fuesen mamás pudieran volver a sus clases cuanto antes pensé que con lo que sabía de porteo para mi no era suficiente si los cuerpos de adultos y bebés iban a estar a mi cargo y por eso me formé como Asesora Continuum®. Porque quería convertirme en la mejor profesional posible para que las familias pudieran venir a bailar sin preocupaciones, sabiendo que están en las mejores manos.

Porteo Peñiscola

Foto de portada: http://WrapYourBaby.com


The following two tabs change content below.
Maternidad, danza, psicología, tecnología todo eso unido es mi hábitat, compaginar unos con otros formarme en unos y en otros es lo que me ha hecho ser como soy y estar donde estoy, en proyectos potentes que despegan con fuerza. Y con esa misma fuerza he emprendido el mío propio. Meliquet. El lugar desde que pretendo hacer mi aportación para mejorar este mundo.