Mujeres y parto. Si hay algo que me ha apasionado estos últimos años, es leer relatos de partos. Leer historias de mujeres reales que han recorrido todo un camino hasta tener a su bebé en brazos.

Algunas de estas historias cuentan concretamente lo que acontece al parto y nacimiento, otras se van más allá en el tiempo y cuentan su búsqueda hasta el embarazo, para algunas un recorrido que lleva años y años. Y sentimientos como tristeza, alegría, paz, esperanza, resignación, felicidad, inundan el texto y lo traspasan, y me llegan, y se me hacen carne.

De tantos relatos que llevo leídos durante años, retengo palabras, sensaciones, colores, olores y sentimientos. De muchos me quedan frases. De muchos me quedan situaciones. De todos me queda la sensación extraordinaria de ser espectadora de un momento único y sublime.

Leo relatos para sentir que comparto con otras mujeres, como yo. Leo relatos porque me apasiona estar del otro lado palpitando un proceso cuyo final ya conozco. Leo relatos porque en este universo, el del nacimiento industrial, siento que las palabras hay que socializarlas, para darles la entidad de experiencias únicas e irrepetibles, que es lo que son. Y finalmente, leo relatos porque aprendo. Aprendo de la experiencia ajena y aprendo del hacer ajeno. Aprendo de las situaciones únicas, que también se pueden repetir luego en otros partos, para tratar de que si suceden en el mío, no me agarren desprevenida. Tomo distancia por momentos y analizo si ese hubiese sido mi actuar de estar en el misma situación. Analizo el actuar de quienes acompañan.

Para mi parto tuve que hacer todo un recorrido personal, de preguntarme, indagar, y volver a repensar. Mi partera y mi doula, fueron los pilares principales para ese cuestionarme. Y es que mi parto no iba a ser sencillo; querer parir después de dos cesáreas es toda una odisea, un atrevimiento.

Iban pasando los días y mi parto no se desencadenaba. Así que para liberar mi mente y ocupar mi tiempo, me puse a trabajar en mi “altar de parto”.

Para él fui juntando y armando distintas cosas que quería me acompañasen, objetos, imágenes y frases. Pinté algunos dibujitos, porque aunque las artes plásticas no son lo mío, pintar me relaja. Y una de los dibujos que pinté, fue el Árbol de las Mujeres de mi Parto.

Arbol

En este dibujo, hice un árbol, donde en cada hojita escribí luego el nombre de una mujer, compañera, amiga y otras, mujeres desconocidas, cuyo relato, experiencia y amistad, me había acompañado en todos estos años de buscar parir. No fui supersticiosa, y en el dibujo, así como estuvieron presentes mujeres cuyos partos habían sido experiencias envidiables, también tuvieron su lugar compañeras que habían tenido pérdidas gestacionales, partos traumáticos, partos dolorosos, separaciones tempranas con su bebé, cesáreas. El camino de parir es uno, pero el transcurrir es infinito. Quería sentirme empapada de todas las experiencias, porque eran experiencias de otras mujeres, mujeres amadas por haber parido con el cuerpo, con el alma, y muchas veces, con el dolor.

Y así fue como al comenzar el trabajo de parto, a mi mente venían frases ya leídas, ya escuchadas, ya pasadas por el corazón, de mujeres que habían atravesado la experiencia de parir antes que yo, mujeres que me habían precedido y así, abierto camino. Y a mi corazón vinieron tantas, tantas, tantas mujeres amorosas a acompañarme, que finalmente, parí sola en el baño de mi casa, sola acompañada por mi marido porque no dí tiempo a llegar a mi partera.

Parí sola, acompañada de miles de mujeres que estaban ahí conmigo.

En estos últimos días, donde la noticia de nuevos bebés que se van haciendo lugar en el útero de mujeres amigas, donde nuevos bebés llegan a este mundo rodeados de amor, no puedo dejar de recordar a las mujeres de mi parto, deseando yo también estar un poquito en aquellos partos de mujeres que aprecio, en nacimientos llenos de ilusión, amor y oxitocina.

 

 


The following two tabs change content below.
Irene Pe, música por vocación, madre por elección, asesora continuum por pasión. Mi formación comenzó en forma autodidacta, para luego decidir profesionalizarla en la formación Asesoras Continuum Mimos y Tetas. Soy la autora del blog Casa en Construcción, en donde intento hablar de porteo en forma sencilla,clara, y a la vez, seria y con información de calidad, para que todo aquel que quiera iniciarse en el mundo del porteo (y la maternidad) pueda hacerlo con un lenguaje comprensible y accesible.

Latest posts by Irene Pe (see all)

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?
Hola, soy Nohemí. ¿En qué puedo ayudarte?