Este verano he estado en México.

Ha sido un viaje alucinante, aunque me hubiera gustado disfrutar un poco más del país.

Porque he ido a trabajar. Un grupo maravilloso de mujeres confió en mí para formarse como Asesoras de porteo.

Y de ahí que use “Rebozo” para referirme al porteo tradicional 😉 .

 

Pero me refiero a cualquier tipo de porteo tradicional, se use actualmente o no.

 

Sin embargo, sí que he de decir que el Rebozo es bastante significativo de lo que quiero exponer hoy.

México es un país con una potente industria textil. El Rebozo es “bandera” de dicha industria y, por tanto, un elemento de la cultura mexicana muy cuidado y valorado tanto por los propios mexicanos como por el gobierno.

Hay talleres donde explican cómo se hacen, exposiciones acerca de su historia, se ve por la calle gente usándolo como prenda de ropa.

Sin embargo, no se portea con Rebozo.

 

Me sorprendió la cantidad de gente que lleva a sus hijos en brazos (apenas vi 5 carritos en 13 días de viaje en tres ciudades diferentes) o en mochilas “colgonas”, que allí llaman canguros o cangureras.

Pero me sorprendió aún más que la gente no usara rebozo. Si vi 5 carritos, solo vi 3 personas porteando con rebozo (algún fular elástico también vi), y las tres eran personas del campo de las que bajan a los mercados de las ciudades a vender sus productos.

Cuando lo hablaba con las alumnas todas me confirmaron: apenas se portea en México con rebozo.

 

Y es que en los países donde el porteo aún forma parte de la cultura, no lo hace en la cultura urbana o “moderna”.

Es más bien una costumbre de gente “pobre” y-o “de campo”. Hasta el punto de que aquellos que se mudan a la ciudad dejan de portear en público para dejar de ser considerados de esa manera, pasándose al carro o a las colgonas.

Y nos encontramos con que aquellas mujeres que deciden empezar a portear, en estos países donde aún se portea de modo tradicional, se encuentran con la necesidad de localizar Asesoras de Porteo que les ayuden a portear con los portabebés actuales: fular, elástico, bandolera, mochila o mei tai.

 

Sierra de Nayarit. Foto cedida por Andry Montoya.

Sierra de Nayarit. Foto cedida por Andry Montoya.

 

No es algo necesariamente “malo”. Sí que es una pena que se pierdan las tradiciones, pero es parte de la evolución natural cuando dichas tradiciones dejan de ser útiles a las personas que las practicaban.

No debemos olvidar que el porteo tradicional responde a necesidades diferentes de las que nos llevan a portear hoy en día a la mayoría de las mujeres.

Para las que portean de maneras tradicionales, sea con Rebozo, Aguayo o como sea, no se han planteado que el porteo es una elección o posibilidad.

Para ellas es cuestión de supervivencia: tienen que trabajar y atender a sus hijos. Y así es como se ha hecho en su entorno toda la vida.

Un carro o colgona no es práctico para arar el campo o para cargar leña mientras das teta. Para ellas, el porteo no tiene que ser ergonómico y, si me apuras, ni siquiera cómodo (al menos, desde nuestro punto de vista).

El portabebés es lo que es, igual que la falda o el sombrero. Herramientas imprescindibles para su forma de vida.

 

“Nosotras” porteamos por otros motivos. Para tener manos libres, sí, pero también para disfrutar de nuestros bebés el rato que pasamos con ellos, para potenciar el apego, para poder movernos por una ciudad con barreras arquitectónicas.

Porteamos por otros motivos y por eso porteamos de diferente manera y con diferentes portabebés.

Y nosotras sí buscamos ergonomía para el bebé y comodidad para nosotras. Sellos de las Asociaciones de Matronas o premios de Agrupaciones de padres. Opiniones de profesionales de la salud.

No solo queremos llevar a nuestros bebés, queremos hacerlo de la mejor manera posible. Tenemos diferentes opciones para elegir y, según nuestras preferencias, elegimos. O elegimos el carro.

 

Rebozo tradicionalAsí, el porteo tradicional es base del porteo actual, sin duda.

Pero hoy en día, son cosas diferentes. Relacionadas, pero diferentes.

Podríamos pensar, por ejemplo, que, teniendo en cuenta que el porteo con Rebozo es algo tan reconocido a nivel mundial que ha dado nombre a un tipo de anudado y pase en el uso del fular, el porteo con Rebozo es correcto desde nuestro punto de vista.

Pero no: no es raro ver Rebozos usados de manera “colgona” o como se usaban las pañoletas en Europa antiguamente, haciendo “paquetito” con el bebé.

 

El porteo tradicional es la fuente de la que bebé el porteo actual. Fue en el porteo centroamericano tradicional en lo que se inspiró Erika Hoffmann cuando empezó a portear dando pie al porteo actual con fular (ella sí que ha sido un cambio en el mundo, desde aquí, ¡¡gracias Erika!!).

También es en el porteo tradicional en lo que se inspiran la gran mayoría de los portabebés actuales, incluso los que nos parecen más extraños, extravagantes o sinsentido.

Pero lo que nosotras hacemos no es porteo tradicional. No quiero decir que todo el porteo tradicional sea incorrecto porque no es así. Pero tampoco todo el porteo tradicional es correcto desde nuestros baremos o expectativas.

 

Etiopía

 

Así pues, aunque en tu zona exista porteo tradicional no dejes de consultar con una Asesora de Porteo.

Y, por supuesto, no dejes de aprender todo lo que puedas sobre el porteo tradicional en tu zona o en aquellas que visites.

Y te dejo con este vídeo de Fernanda, de Fulares Denko, donde nos muestra diferentes maneras de portear con un Rebozo tradicional, pero de manera “actual”.

 

 

¡¡Que lo disfrutes!!


The following two tabs change content below.
Madre de Marcos (2008) y Lucas (2011) la maternidad supuso para mi todo un descubrimiento y revolución personal. El porteo llegó a mi vida por casualidad y se quedó por convencimiento. Cada día estoy más convencida de que lactancia y contacto son las dos herramientas que más nos facilitan la ma(pa)ternidad y por ello me dedico profesionalmente a difundir la necesidad de contacto de nuestros hijos (y nuestras). Y a dar a conocer herramientas sencillas para integrar el contacto en nuestra crianza, sobre todo, el porteo. Tienes más sobre mí aquí: http://blog.monitosyrisas.com/sobre-mi/