“15 cosas que debes decir a tu hijo para fomentar la autoestima”

“10 cosas que no debes decir a tu hijo”

“84 formas de preguntarle qué tal el colegio”

“27 maneras diferentes de conseguir que tu hija no sea una princesa”

 

Las redes sociales se llenan de listas de consejos y normas sobre qué decir y qué hacer con tu hijo…

Al final no sabes si lo que haces es correcto o no y hasta haciendo la cosa más mínima, las dudas te corroen…

¿Eso está bien? ¿Hacer caso de todo es lo que nos convierte en madres buenas o en buenas madres? NO. Rotundamente no.

Nos hacen dudar de nuestra propia maternidad. Nos hacen dudar de nuestro instinto más primario que es el de proteger, cuidar y querer a nuestros pequeños.

Soy la mejor madre del mundo para mis hijos.
Y tú eres la mejor madre del mundo para los tuyos.

¿Por qué lo sé? Por qué eres su madre y harás lo mejor para ellos. Puede que a veces no juegues a todo lo que ellos quieran (sabemos que el escondite-pilla pilla no es lo que siempre queremos hacer), puede que a veces tengas ganas de llorar y desaparecer, incluso a veces lo hagas… Sin embargo, y sin conocerte, sé que:

Eres la mejor madre del mundo para tus hijos

No dudes de tu maternidad. No dejes que los demás dirijan tus acciones con respecto a tus hijos. Las listas de las redes sociales no siempre ayudan, incluso nos hacen dudar de nuestro instinto más primario que es la maternidad.

No dudes nunca de tu propia maternidad. Vívela y Disfrútala.

mejor-mama-mundo
Solo debes hacer caso a tu instinto. Escúchate. Escucha a tu instinto maternal. Ese es el único que vale. Los demás, pueden esperar.

El instinto maternal está muy acallado por esta sociedad de la (des)información. Y, como madres, no debemos permitirlo. Es instinto maternal nos hace lo que somos y ¿sabes una cosa? Somos increíbles como madres. No lo dudes. Eres increíble como madre de tus hijos. Que nada, ni nadie te haga sentir lo contrario.

Solo escúchate. Escucha esa voz que, a veces (si no siempre) va a contracorriente, y sigue aquello que te dicte el instinto.

Y cuando dudes y te preguntes si lo estas haciendo bien,
mira la cara de tus hijos al dormir…
Emana paz ¿verdad?

Pues, ahí tienes la respuesta.


The following two tabs change content below.