Hay que hacerlo y punto

Hay que hacerlo y punto

Hoy vengo a compartir con vosotros un trabajo excelente de Eva Bailén que espero que no os deje indiferentes. Un video-denuncia de uno de los temas que más preocupan a los padres de hoy en día con niños en edad escolar. Espero que lo disfrutéis.

¿Que os ha parecido el vídeo?

Cada día me encuentro más familias angustiadas por la realidad que la presencia abusiva de deberes supone para sus familias: niños agotados, padres irascibles, rutinas domésticas truncadas, sueño reparador sesgado, juego libre olvidado…

En nuestro país la media española de tareas escolares es de 6,5 horas semanales en la ESO, pero hay niños que ya en primaria superan esa media (fuente: OCDE) ¿Sabíais que ese exceso de deberes supone una gran frustración para un niño que se ve sobrepasado y agotado, y que debería estar disfrutando de su tiempo de ocio y de su familia?

Está claro que algo no estamos haciendo bien y aplaudo esta iniciativa que nos devuelve la voz silenciada de tantos niños, para que tomemos conciencia. La racionalización de los deberes es sólo un cambio más entre los muchos que necesita el sistema educativo español (Eva Bailén) pero puede ser el primer paso. 

Os invito a firmar la petición que acompaña este video: podéis hacerlo en  change.org/losdeberesjustos

y no dejéis de compartir #LosDeberesJustos

¿Y tú? ¿Qué piensas de los deberes? Espero tus comentarios al post.

No juzgamos: un lema de Asesoras Continuum

No juzgamos: un lema de Asesoras Continuum

Cuando nos convertimos en madres una avalancha de consejos y «buenas prácticas» se arroja encima de nosotras.

Estamos puérperas, con un cocktail hormonal que nos hace estar más sensibles y, en muchas ocasiones, sentirnos inseguras.

No hemos parido antes, no hemos amamantado, nunca hemos tenido un bebé tan pequeñito que dependiera día y noche de nosotras y… ¡lo queremos hacer tan bien!

Nos asaltan mil dudas y no sabemos a quién hacer caso.

Si tenemos suerte, nos animamos a acudir a un grupo de apoyo a la lactancia o a la crianza, a hablar con una matrona o asesora sobre nuestras dudas.

En general, los grupos funcionan fenomenal y encontramos respaldo y apoyo. Pero en otras ocasiones nos sentimos juzgadas y no sabemos cómo encajar en ellos.

Por miedo a ser juzgada, a que alguien me hablara «regular» o de forma paternalista, no acudí a un grupo de apoyo cuando fui madre por primera vez. Y me hubiera encantado, porque me habría proporcionado seguridad y un lugar de desahogo.

Los profesionales que trabajamos con personas y especialmente con madres, ya que la maternidad es algo muy íntimo,  tenemos una doble responsabilidad:

  • Transmitir información verídica y contrastada
  • Cuidar el trato personal.

Y en Asesoras Continuum nos lo tomamos muy en serio.

Por un lado la información que proporcionamos es rigurosa y contrastada, actualizada, ya que seguimos en continua formación.

Pero más importante aún, nos formamos para  ver más allá.

Más allá de la composición de la leche materna o de la producción de oxitocina.
Más allá de la nutrición saludable o de la importancia del tacto y el contacto,
en Asesoras Continuum miramos a los ojos de la persona que nos habla.
Escuchamos y respetamos.
Porque, lo que es bueno para mí, quizás no lo sea para ti.

Igual que no hay un portabebés perfecto para todos -intentamos buscar el idóneo para ti y tu hijo- no hay una respuesta única al resto de interrogantes que surgen alrededor de la maternidad y la crianza.

Lo importante es tu tranquilidad y la de tu hijo, tu felicidad y la de tu hijo. Que encontréis vuestro camino valorando distintas opciones y pudiendo elegir. Sin que nadie te juzgue, sientiéndote libre.

Porque tú y tu hijo sois lo importante para nosotras.

Formación en Acompañamiento a la Maternidad

Pincha en la imagen si quieres formarte en Acompañamiento a la Maternidad con nosotras

 

Porteo NO Hiperpresivo® – Parte 4 – Nudos a la espalda 2

Porteo NO Hiperpresivo® – Parte 4 – Nudos a la espalda 2

¿Has practicado los nudos anteriores?

¿Qué tal se te han dado?

Si no lo has hecho ¿por qué no te pones el reto de practicar algunos?
Puedes entrar aquí para ver los nudos delante, aquí para ver los nudos a la cadera y aquí para ver los primeros nudos a la espalda.

A la espalda son muchos los nudos no hiperpresivos que podemos usar, y aquí está la segunda parte de estos.

Medio Jordan: En el nudo Jordan normal hay que terminar el nudo en la cintura por lo que no está en esta lista pero con el medio Jordan sí que podemos usarlo sin presionar en la zona de peligro para el suelo pélvico. El peso se reparte entre los dos hombros y recae directamente ahí. Habrá dos capas de sostén para el bebé así que se puede usar con un fular de talla 3.

Mira aquí cómo lo hace Elena López.

10172738_10205469495723664_8615222584749906576_n

Medio Jordan por Esmeralda Solís directora de Siriñadas, Asesora Continuum de la 1ª promoción y actualmente profesora de Asesoras Continuum.

Pirata: Este nudo es una variante del Canguro, y se le puede llamar Canguro reforzado ya que es muy parecido pero ofrece un soporte extra de dos capas. Lo puedes hacer con un fular corto.  Puedes ver como lo hace Amaya Hansen de Maramayu Asesora Continuum de la 2ª promoción en este video:

Doble Hamaca: Es un nudo muy cómodo y no es muy difícil de hacer. Reparte el peso muy bien en hombros como en el pecho, tiene una banda que pasa por el pecho, pero no oprime en el estómago y no afecta tanto  al suelo pélvico. Puedes usarlo tanto  con recién nacidos como con niños mayores.

Sigue los pasos que nos enseña Elena López en su blog.

11800569_10206590894878328_7066680986982700230_n

Yo (Fayna Clavijo) Asesora Continuum de la 2ª promoción con pequeña de 3 años usando el nudo Doble Hamaca

 

Doble Hamaca Rebozo: Este nudo es una variante de la doble hamaca que permite usarlo con un fular más corto, el resultado es asimétrico, repartiendo el peso más sobre un hombro que sobre el otro, aunque sigue teniendo la banda central que ayuda a equilibrar un poco.

Mira por aquí los pasos uno a uno por Elena López.

doble hamaca rebozo

Amaya Hansen de Maramayu Asesora Continuum de la 2ª promoción nos muestra como queda el Doble Hamaca Rebozo

 

Cruz simple: Este es un nudo simétrico que puedes hacer con un fular muy corto, el sostén lo tiene sobretodo bajo las rodillas lo que hace que se eleven bastante. Ideal para peques grandes.

Mira este tutorial para hacerlo.

532928_10205469480563285_2771124928638863712_n

Mira como le queda la Cruz Simple a la espalda a Esmeralda Solís directora de Siriñadas, Asesora Continuum de la 1ª promoción y actualmente profesora de Asesoras Continuum.

Por ahora hemos terminado con los nudos con fular, pero no te pierdas los próximos post que seguiremos con el Porteo No Hiperpresivo®.

¡Suscríbete!

Los cinco pilares del nacimiento con amor

Los cinco pilares del nacimiento con amor

Cada nacimiento que acompaño me remueve por dentro, azota mis miedos y mis pilares y me recuerda lo verdaderamente importante, y lo poderoso de la vida al abrirse paso. Prácticamente a diario me encuentro con familias que afrontar sus embarazos y próximos partos sin tener ni la más remota idea de a qué se enfrentan. Con millones de dudas, de falsos mitos, y de mentiras instauradas por la medicina o la sociedad que estandarizan este momento, o por el cine y sus fantasmas de lo «no-estético».

Un parto es algo mágico, intenso, mamífero, feroz, es un baile de almas y un milagro que deberíamos disfrutar más a menudo en nuestra sociedad, porque es algo natural, sano, feliz y reconfortante… porque ante tanta barbarie, la fuerza de cada nuevo ser lo llena todo de esperanza.

Un parto es algo que todo ser humano debería vivir, como espectador, al menos una vez en su vida. Yo tengo el privilegio de haber presenciado unos cuantos y os aseguro que cada uno ha dejado una huella imborrable en mi.

Hoy, tengo el profundo honor y el privilegio de poder compartir con vosotros uno de los partos más hermosos que he visto jamás, el de una mujer única, que además, para mi suerte, es una gran amiga y colega.

Ella me pidió que compartiera esta hermosa aventura, con el profundo deseo de que cada vez haya más parejas que sepan a qué se enfrentan a la hora de dar la bienvenida a sus bebés. Gracias Iria, por tu valentía y tu testimonio en imágenes. Gracias por seguir cambiando el mundo.

Os aseguro que éste podría ser un parto cualquiera, en todos ellos se oyen a menudo las frases que oiréis: «¡me rompo!», «¡no sale!», «¡duele mucho!», «¡me cago!», «¡no cabe!», «¡no puedo!», «¡duele mucho!», «¡no aguanto», «¡que salga ya!», «¡quema, quema!», «¡quiero que acabe ya!»… en todos  hay gritos, todos son sucios, y hasta escatológicos.

En todos hay momentos de pánico, de fuerzas que flaquean, de parejas que dudan, pero en algunos las madres confían, y se dejan ir, se rinden a la fuerza de sus cuerpos y sus corazones y fluyen y entonces todo sale bien. A través de un video precioso, esta pareja ha sabido recoger en tan sólo 8 minutos, las necesidades básicas de mamá y bebé: 

Los cinco pilares para un nacimiento con amor…

  • Un equipo de apoyo sereno y profesional:
    • que aporte dosis de seguridad, protección, ayuda y entusiasmo…
  • Una pareja presente y amorosa:
    • que brinde apoyo, sostén, contención, confianza, tranquilidad y amor…
  • Una madre informada y consciente:
    • que fluya y permita que broten los miedos, las dudas, el poder, la fuerza y el instinto…
  • Un bebé, en este caso una bebé sana y fuerte:
    • decidida, fuerte y capaz de nacer sin miedos, de comerse la vida…
  • Un entorno propicio:
    • de silencio, oscuridad, intimidad y confianza donde cada protagonista pueda jugar su papel.

Nada más. Y nada menos.

Espero que lo disfrutéis tanto como nosotros y que no os deje indiferente.

Gracias Iria e Isaac. ¡Bienvenida Sabela!

¿Y para ti cuáles son los pilares de un nacimiento con amor?

¿qué ves tú en este parto?

¿Te gustaría aprender todo lo necesario para acompañar a otros en esta aventura?
Apúntate a nuestro módulo de Acompañamiento
Toda la información aquí:

módulo acompañamiento botón

Tacto nutritivo con masaje infantil

Tacto nutritivo con masaje infantil

Este fin de semana estuve en una formación de monitoras sobre masaje infantil.  Y vengo a compartirte hoy la importancia de esos momentos tan íntimos que podéis tener tu bebé y tú.

Existe una técnica, que desarrolló Vimala McClure, que  mediante unos movimientos de masaje favorecen el contacto nutritivo.  Es una experiencia bonita y si tienes opción y conoces alguna monitora de masaje infantil cercana para poder hacer el curso, seguro que te gustará.

  • El tacto es un elemento que ayuda a formar vínculos. Y esto es sumamente interesante cuando hablamos de partos tan intervenidos que a veces parece que “eso que nos tenía que nacer” no florece de forma espontánea. No es raro escuchar a alguna mamá que te cuente que miraba a su bebé como si no lo reconociera. Y es muy difícil aceptar ese momento, pero tenemos en nuestras manos una gran herramienta para poder volver a ese centro que tanto necesitamos como  mamá y bebé.

 

  • El tacto es el primer sentido que se desarrolla dentro del útero y el último en dejarnos. Los bebés necesitan ser tocados, y bueno… los adultos también: ¿quién no sale con mejor humor después de un masaje? 😉 .  Durante el masaje, sepas o no la forma de hacerlo,  con el sólo hecho de acariciar a tu bebé, de tener contacto visual, de cantarle, de hablarle, estás fomentando un vínculo que cada vez es más fuerte y que, además, te ayuda a entenderle mejor.

 

  • Mediante el tacto, conocemos mejor a nuestro bebé,  como madre o padre aprendemos a responder mejor a sus necesidades. Liberamos hormonas de bienestar y es  una herramienta maravillosa que se puede compartir en familia. Los padres, que a veces se sienten un poco desplazados por la nueva situación familiar, encuentran con el masaje una excelente forma para fomentar el vínculo con su bebé.

 

He podido vivenciar en primera persona cómo se acercan una madre y un padre con esta consciencia hacia sus bebés y es realmente muy bonito de ver y sentir, por qué no. Nos han regalado unos bonitos momentos este fin de semana. A mí, personalmente, esa mirada de conexión que hay entre mamá y bebé, ese entendimiento que surge entre ellos es algo que me provoca una serenidad que, como muchas hemos sentido en primera persona, no puedes casi ni explicar.

 

Fomentemos el tacto, masajear a nuestros bebés, el piel con piel, la cercanía, el olor, el calor de mamá, de papá de los hermanos y hermanas… y facilitemos esa hermosa visión de ver crecer a niños más felices.

 

Amar a ciegas

Amar a ciegas

De todas y cada una de «mis mamis» guardo un recuerdo y un cariño muy especial, todas han compartido conmigo confidencias, lágrimas, miedos, ilusiones…

Todas han dejado en mí y en mi hacer como asesora una huella imborrable.

Pero cuando conocí a Laura, algo en mi alma se movió. Supe que iba a ser distinto, que ella iba a cambiar mi vida y mi manera de trabajar, de alguna manera y para siempre. Quise pedirle que me dejara acompañarla… pero callé, por prudencia, y el tiempo y el destino quiso que ella y su pareja me eligieran más tarde para hacerlo. Paradójicamente, ese lluvioso día en que nos conocimos, era ella la que venía a aprender de mí – nos conocimos en un taller de Porteo y Ceguera que yo impartía – pero os aseguro que ha sido ella la que me ha enseñado tantas y tantas de cosas a mí...

Con Laura he aprendido …

… que el ser humano es resiliente por naturaleza …

… que rozar la muerte con las yemas de los dedos te hace ver la vida con otra luz

… que un golpe del destino no puede nunca derrocar tus sueños

Umuma - Amar a ciegas 3… que siempre hay una nueva oportunidad por la que seguir soñando …

… que siempre hay tiempo para una sonrisa honesta

… que las cicatrices del cuerpo y del alma nos hacen mucho más bellos …

… que la familia y su sostén están sobrevalorados por nuestra cultura …

… que lo único importante somos nosotros mismos y nuestro amor propio …

… que la única discapacidad real es la falta de empatía

… que en esta vida hay que mantenerse cerca de los que nos ven las alas y las pintan de colores …

… que desde el dolor también se puede amar a manos llenas

Umuma - amar a ciegas1… que ese amor es el verdadero y el que puede con todo y contra todos …

… que se puede vivir una vida serena, sencilla y sin estridencias y hacer el mundo mucho más hermoso …

… que la maternidad es y debería ser una profundo acto de amor, responsabilidad y consciencia …

… que los miedos son malos consejeros …

… que sólo los valientes viven una vida plena …

… que ante el ímpetu de la vida que se abre paso, sólo podemos rendirnos y dejarnos llevar …

… que pedir ayuda y dejarse ayudar es una de las más difíciles lecciones que debemos aprender …

… que no hay mujer más bella que la que amamanta a su bebé sin verlo …

… que una familia se crea, construye y fortalece a base de sueños, cariño, compasión y entrega …

… que un hijo o hija viene cargado de sabiduría para recordarnos quién somos ..Umuma - Amar a ciegas 2.

… que el tacto y el contacto son lo único que quieren nuestros bebés …

… que lo que a menudo creemos importante tiene casi siempre una importancia relativa …

… que no hay mirada más dulce y hermosa que la de Laura …

… ella, que mira sin ver… y sin embargo ve tan hondo, tanto o más que nuestros torpes ojos

Gracias Laura, Noe y Ariadna, por enseñarme qué es

                  … amar a ciegas.

«Ira» también es una emoción básica

«Ira» también es una emoción básica

La ira es una de las seis emociones básicas que existen: alegría, tristeza, asco, miedo, sorpresa e ira.

Cuando una persona, ya sea niño o adulto, se comporta de una determinada manera, nos preguntamos qué pensamiento o emoción le ha llevado a eso, porque una acción no aparece de la nada. Otra cosa será que la persona no sepa identificar qué ha sentido para reaccionar como lo ha hecho.
En el caso de los niños es aún más complejo, puesto que ellos tienen que aprender a reconocer esas emociones primero, y a actuar y transmitirlas de forma adecuada cuando las sienten, y para eso hay que ayudarles un poco.

Un niño que se siente feliz sonríe, un niño que está triste llora, un niño enfadado se enrabieta. Los niños aprenden poco a poco el significado de lo que sienten, aprenden poco a poco a controlar sus emociones: muchas veces les enseñamos qué es el cariño y cómo expresarlo, con gestos tan bonitos como dar abrazos o besos, pero tendemos a dejar de lado las emociones que no nos parecen tan buenas y eso hay que intentar evitarlo.

Tenemos que ayudarles a controlar esa emoción también. Lo necesitan.

Una emoción no es positiva o negativa.

Estar triste o enfadado no es malo, simplemente no nos gusta sentirnos así y por eso lo rechazamos, pero son emociones que nos ayudan a desarrollarnos como personas y no debemos eliminarlas. Por ejemplo cuando perdemos algo o a alguien querido nos sentimos tristes, es la respuesta natural y no se debe negar, rechazar u ocultar.

Y si se comete una injusticia con nosotros nos enfadamos, y es lógico y normal hacerlo. Los niños lo hacen exactamente igual y por eso tenemos que ayudarles y no enfadarnos aún más con ellos, tenemos que centrar nuestra atención en ayudar a gestionar su ira y de esta forma ellos poco a poco lo harán solos.

El problema no es el sentimiento, sino lo que hacemos con él,

y esa diferencia es lo que debemos transmitir a nuestros hijos. Cuando un adulto tiene un conflicto con otro, suele disponer de varias alternativas para ayudar a gestionar esa ira: vocabulario y capacidad de dialogo, saber que le ocurre y porqué, capacidad de buscar soluciones…

Sin embargo, un niño pequeño no posee ninguna de estas habilidades, empezando porque no entiende el sentimiento. Sólo sabe que, ante una situación tiene una necesidad de actuar, de soltar toda la energía que se le ha acumulado de pronto y que le lleva a estar tan enfadado.

Debemos dejarle bien claro a nuestros hijos que por ejemplo pegar no es la conducta apropiada cuando uno se enfada. Y siempre, acompañando el NO con un ejemplo de lo que SÍ. Si le decimos a un niño que no debe pegar cuando se enfade, no le estamos dando solución, sólo limitando sus posibilidades. Los niños pequeños necesitan que les demos pautas de actuación para entender bien lo que deben hacer: ‘No se tira la comida al suelo, si no quieres más sólo ponla en un ladito del plato o de la mesa’

Además, podemos hacerles ver qué emoción es la que están sintiendo: ‘ Ahora estás un poco enfadado pero no te preocupes que pronto se te pasará’;  de esta forma cada vez les resultará más sencillo reconocer la emoción y recordar qué deben hacer cuando se sienten así.

Una vez reconocen su ira y enfado puede ser que lo manifiesten (siempre teniendo en cuenta la edad del niño claro): «Estoy enfadado por esto / esto me ha enfadado /me ha molestado que hicieras eso». Compartir esa información ayuda, ya que normalmente los niños se enrabientan para mostrar su ira o enfado, por lo que decir lo que sienten es una forma muy directa de que los demás sepan que está ocurriendo.

Puede que incluso así no se le pase el enfado. Está bien, no pasa nada y no os alarméis, dejemos que pasen su proceso de enfado y “desenfado” a su ritmo, preguntándoles cada cierto tiempo si quieren incorporarse al juego, charla o actividad o si quieren hacer algo.

Al final podemos concluir que solo debemos acompañar a nuestros hijos en sus procesos ya sean más o menos agradables y entre ellos y nosotros descubrir los placeres de la crianza.

 

familia-caminando-por-el-parque-de-oto-o

Basta de guerras de madres

Basta de guerras de madres

Después de escuchar cierto programa de radio de cierta «periodista» (los pongo entre comillas porque creía que un@ periodista tenía que ser imparcial y no manipular los hechos, ¡ilusa de mi!) me han venido unos pensamientos a la mente…

Si le preguntásemos a cualquier bebé del mundo si prefiere estar pegadito a mamá o solo en la cuna, ¡sabemos perfectamente lo que diría! ¿O no?

Y si le preguntásemos si prefiere leche directamente del pecho de mamá o unos polvos reconstituidos de una botellita de plástico con una tetina de silicona, ¿qué? También sabemos la respuesta, ¿verdad?

Para mi el colecho es una de las 3 claves para una crianza feliz, aquí te cuento cuales son las otras dos. La lactancia materna no es una de ellas porque es sinónima de crianza.

 

Colecho

 

¿¿¿¿Entonces, dónde está el problema????

El problema reside en que ser acunado y amamantado son derechos fundamentales del bebé, ¡pero son decisiones de una madre!

El problema es nuestra falta de empatía. Las madres y los padres anteponemos lo que creemos que es nuestro bienestar antes que el del bebé.

Antes de que me lluevan los abucheos por madres indignadas, por padres escandalizados o por la susodicha pseudo-periodista, veamos la definición de empatía y déjenme acabar mi teoría.

empatía.
1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.
(Real Academia Española © Todos los derechos reservados)

Lo que comúnmente se podría llamar ponerse en la piel del otro.

¡Allí está el quid de la cuestión! Para identificarse con el estado de ánimo del otro hay que reconocerlo y no juzgarlo con una mirada sesgada por prejuicios aprendidos. Y en el caso de los bebés no atribuirles comportamientos adultos cuando su cerebro es incapaz de ello.

Ejemplo: en cuanto dejo al bebé en la cuna se pone a llorar, también conocido como el síndrome de la cuna con pinchos.

Interpretación nº1: El bebé me está manipulando para que le coja en brazos

Reacción extrema: ¡¡¡A mi no me manipula nadie, que llore, ensancha los pulmones!!!
Reacción Estivilizada: No llores cariño mamá (o papá) está aquí, te tengo que enseñar a dormir, te voy a dejar 2 minutos para que aprendas (2 minutos o lo que estipule la tabla).

Interpretación nº2: El llanto ante la sensación de separación de su cuidador activa la respuesta biológica del bebé de reclamar protección.

Reacción deseada: No te preocupes cariño te cogeré en brazos el tiempo que haga falta
Reacción real de una servidora: ¡Me cago en la leche, con la de cosas que tengo que hacer! Y allí tenemos una multitud de respuestas: te pongo en el portabebé y sigo, te cojo otra vez y lo volveré a intentar en un rato, busco a quien te coja en brazos y sigo con mis cosas ¡o mejor busco a quien haga mis cosas y sigo contigo, etc..

Es sólo un ejemplo para ilustrar el hecho de que ante una situación tenemos un gran abanico de interpretaciones, reacciones y respuestas posibles (y obviamente habría muchas más de las que contemplo).

Otro ejemplo (esta vez desde el punto de vista de la sociedad): las madres trás tener un bebé tienen que volver al trabajo.

Interpretación nº1: (digamos que la española…): el bebé no necesita a su madre si tiene a unos cuidadores cualificados que cuidan de ellos (¡y de unos cuantos más!) durante la laaarga jornada laboral. La OMS recomienda lactancia materna en exclusiva los 6 primeros meses así que después ¡Adiós teta, hola bibe!

Reacción de demasiadas: ¡Esto es lo que hay!
Reacción de algunas: ¡Ay que la baja maternal es de 4 meses! Me busco la vida para alargar la baja un par de meses. Y/o me busco la vida para sacarme la leche en el trabajo haciendo malabares con mis horarios y los comentarios de algunos compañeros. Y cuando vuelvo a casa intentamos recuperar estos momentos perdidos!

Interpretación nº2: (digamos de los paises nórdicos): el bebé necesita a su madre o figura de apego los primeros años de vida.

Reacción: facilitar la conciliación tanto en la duración de la baja maternal, en la remuneración por quedarse en casa con tu bebé como en la flexibilización de los horarios sin perjudicar la carrera de quién lo escoja.
No como una servidora que se ha tenido que montar un negocio para poder conciliar aquí lo puedes leer y que aún así se lo tiene que replantear (pero eso da para otro post).

 

Semana internacional de la lactancia materna 2015

¡Fíjate en en lema de este año de la semana de la lactancia materna!

 

Con este segundo ejemplo quiero ilustrar que yo no culpo a esas madres sino a la sociedad que les lleva a tomar esta decisión de la que hablaba antes. Esa decisión que nos guste o no va en contra de los derechos fundamentales de los bebés.

Porque en realidad, aquella falta de empatía de madres y padres hacia sus bebés, en la gran mayoría de las veces, se debe a una falta de empatía de la sociedad hacia ell@s y nosotr@s. Sin hablar de la falta de apoyo en todos los aspectos de la maternidad desde la atención al embarazo hasta la escolarización.

Seguramente a muchas madres lactantes les ha pasado que sólo por dar el pecho a su hij@ al lado de otra mujer ésta le empieza a decir que ella no pudo por… y te da una larga lista de razones a lo mejor muy legítimas pero que tu no has pedido en ningún momento. Incluso a veces acaba con un «total se crían igual de bien con biberón».

¿Por qué? Sólo porque al verte le entran los remordimientos y las culpas. Las culpas de lo que no quisieron, no tuvieron la fuerza o realmente no pudieron hacer. Pero señoras, eso no es culpa mía, y seguramente ni suya, en todo caso lo será de la sociedad.

Muchas madres se quejan de la presión que sienten por no dar el pecho. Porque es de todos sabido que es lo más sano. También es más sano comer verdura y no patatas fritas. Pero si le das una bolsa de Lays a tu hijo para la merienda no te pones a contarle tu vida a la que come una manzana al lado tuyo!

Y quienes se sienten presionadas para dar el pecho o colechar que se metan en la piel de las que los hacen y ¡os aseguro que la presión es mucho mayor y mucho más generalizada!

La evidencia científica está y por mucho que algunos la quieran ocultar y tergiversar seguirá estando! Las madres no deberíamos de luchar entre nosotras por lo que yo he hecho y que tu has hecho, sino que deberíamos unirnos, para conseguir para todas las que lo quieran tengan lo que realmente deberíamos tener!

El enemigo no son otras madres sino la sociedad y la cultura que no obliga a ir en contra de nuestros instintos y de los derechos fundamentales de nuestros criaturas.

Para acabar os dejo con un vídeo muy divertido que resume parte de lo quiero transmitir (¡aunque no miréis como están la mayoría de los portabebés!).

https://youtu.be/jePmMqqQNas

Soy la mejor madre del mundo ¡Y tú también!

Soy la mejor madre del mundo ¡Y tú también!

 

        “15 cosas que debes decir a tu hijo para fomentar la autoestima”

“10 cosas que no debes decir a tu hijo”

“84 formas de preguntarle qué tal el colegio»

“27 maneras diferentes de conseguir que tu hija no sea una princesa”

 

Las redes sociales se llenan de listas de consejos y normas sobre qué decir y qué hacer con tu hijo…

Al final no sabes si lo que haces es correcto o no y hasta haciendo la cosa más mínima, las dudas te corroen…

¿Eso está bien? ¿Hacer caso de todo es lo que nos convierte en madres buenas o en buenas madres? NO. Rotundamente no.

Nos hacen dudar de nuestra propia maternidad. Nos hacen dudar de nuestro instinto más primario que es el de proteger, cuidar y querer a nuestros pequeños.

Soy la mejor madre del mundo para mis hijos.
Y tú eres la mejor madre del mundo para los tuyos.

¿Por qué lo sé? Por qué eres su madre y harás lo mejor para ellos. Puede que a veces no juegues a todo lo que ellos quieran (sabemos que el escondite-pilla pilla no es lo que siempre queremos hacer), puede que a veces tengas ganas de llorar y desaparecer, incluso a veces lo hagas… Sin embargo, y sin conocerte, sé que:

Eres la mejor madre del mundo para tus hijos

No dudes de tu maternidad. No dejes que los demás dirijan tus acciones con respecto a tus hijos. Las listas de las redes sociales no siempre ayudan, incluso nos hacen dudar de nuestro instinto más primario que es la maternidad.

No dudes nunca de tu propia maternidad. Vívela y Disfrútala.

mejor-mama-mundo
Solo debes hacer caso a tu instinto. Escúchate. Escucha a tu instinto maternal. Ese es el único que vale. Los demás, pueden esperar.

El instinto maternal está muy acallado por esta sociedad de la (des)información. Y, como madres, no debemos permitirlo. Es instinto maternal nos hace lo que somos y ¿sabes una cosa? Somos increíbles como madres. No lo dudes. Eres increíble como madre de tus hijos. Que nada, ni nadie te haga sentir lo contrario.

Solo escúchate. Escucha esa voz que, a veces (si no siempre) va a contracorriente, y sigue aquello que te dicte el instinto.

Y cuando dudes y te preguntes si lo estas haciendo bien,
mira la cara de tus hijos al dormir…
Emana paz ¿verdad?

Pues, ahí tienes la respuesta.

Porteo NO Hiperpresivo® – Parte 4 – Nudos a la espalda 2

Porteo NO hiperpresivo® – Parte 3 – Porteo a la espalda

Seguimos con la serie de porteo No Hiperpresivo®, si no has vistos las anteriores ediciones te recomiendo que ¡No te las pierdas! puedes pinchar aquí para ver los nudos delante y aquí para ver los nudos a la cadera.

A la espalda también podemos portear sin dañar al suelo pélvico. A continuación podrás ver algunos de los nudos que podemos hacer con fular a la espalda:

Canguro detrás: Es un nudo ideal para usar con bebés recien nacidos o con niños mayores y se pueden hacer con fulares cortos sin problema. Es bastante rápido de hacer y Elena López te explica perfectamente como hacerlo en su web.

885775_1673540482873800_3572196837120643345_o

Iria Álvarez de Cal de Arkhé, Asesora Continuum de la 2ª promoción muestra el nudo Canguro a la espalda

Shepherd: Es un nudo simétrico que permite cargar el peso en ambos hombros homogéneamente, además de una banda central que hace que se reparta mejor por la espalda. Es una variante de la doble hamaca aunque necesitas un fular un poco más largo para este nudo. Con una talla 3 podrás hacerlo. En estas instrucciones lo explica Elena López estupendamente.

Sheperd

Estas somos mi hija y yo (Fayna Clavijo, Asesora Continuum de la 2ª promoción y Asesora de Porteo Monitos y Risas en formación) con el nudo Shepherd

Rebozo: Este es un nudo asimétrico, el peso recae sobre sólo un hombro y está muy bien para recién nacidos, también lo puedes usar con peques mayores pero no mucho rato porque al ser un nudo asimétrico no es lo suficientemente cómodo. Puedes usar un fular corto sin problemas. Pásate por el blog de Elena López de Monitos y Risas para saber cómo se hace.

10698475_10205535846382389_3401890243780826232_n

Esmeralda Solís directora de Siriñadas, Asesora Continuum de la 1ª promoción y actualmente profesora de Asesoras Continuum nos enseña el Rebozo a la espalda

Doble rebozo o Doble hamaca invertida: Es una variante de la doble hamaca, dos capas de tela sostienen al bebé pero no hay banda en el pecho, por lo que además de ser respetuoso con el suelo pélvico evita tensión en la zona pulmonar. El peso recae de forma idéntica en ambos hombros y con una talla 2 podrás hacerlo sin problema. Echa un vistazo a las explicaciones de Elena López.

doble_rebozo

Amaya Hansen directora de Maramayu y Asesora Continuum en formación de la 2ª promoción nos muestra como queda el Doble Rebozo

Doble rebozo «hombro a hombro»: Esta es otra versión del doble rebozo, pero si lleva banda en el pecho repartiendo mejor el peso. Necesitarás un fular un poquito más largo, al menos una talla 3, si quieres saber como hacerlo pica aquí.

10646957_10205210100198938_8581022986413860233_n

Esmeralda Solís directora de Siriñadas, Asesora Continuum de la 1ª promoción y actualmente profesora de Asesoras Continuum nos muestra el Doble Rebozo «hombro a hombro»

Aún me quedan bastantes nudos a la espalda para contarte, en la próxima edición los veremos, así que:

¡suscríbete al blog para no perdértelos!

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?
Hola, soy Nohemí. ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by