No sólo puede ser compatible  portear teniendo problemas de espalda sino que en muchos casos puede ser incluso aconsejable. Ahora explicaré por qué.

Podría buscar cientos de historias pero os voy contar la mía que la conozco que primera mano.

Tengo un problema de columna congénito. Padezco un Síndrome de Klippel Feil y Escoliosis. Es decir, que desde que nací tengo la espalda «hecha un 8». Usé corsé ortopédico  24 horas al día desde los 7 a los 17 años. A esa edad seguía usándolo  sólo para dormir…

Toda mi vida ha estado condicionada por mi problema de espalda. Siempre he tenido un trato preferente a la hora de cargar pesos, nunca me han dejado ni coger una garrafa de agua. Recuerdo perfectamente cuando ya era preadolescente que me daba vergüenza que mi madre me llevara al colegio e iba caminando con el resto de mis amigas pero sin mochila. Mi madre iba por otro camino con la mochila en el coche y me esperaba en la puerta para dármela y que tuviera que cogerla lo mínimo imprescindible. (En esa época no existían las mochilas con ruedas).

Hace 3 años me quedé embarazada. Mi  embarazo  fue de libro, sin  ningún problema, ni de dolores de espalda ni de nada. Nació mi preciosa hija de tan solo 2660 gramos y había que cogerla, para amamantarla, para calmarla, para pasearla, para enseñarle el mundo… Donde mejor estábamos las dos era juntas. Pero entonces comenzó la odisea… dolores de espalda tremendos, mareos… ¡horrible!. Tuve que empezar con fisioterapia y para no tener que cogerla nos pasábamos los días en la cama. ¡Eso no es vida!IMG_2197

Coger a un bebé en brazos conlleva que está despegado de tu cuerpo, que se mueve, que el peso no se distribuye uniformemente en la espalda, que cargas más los hombros, que sufre más una cadera que la otra, que las lumbares se resienten.

Tenía incrustado en mi mente lo que había vivido durante toda mi vida.

¡NO PUEDES COGER PESO!

Sin embargo, hay una persona que depende de ti, no puedes hacer otra cosa, sólo puedes salir adelante y hay que cargarla, hay que cogerla en brazos, hay que sostenerla, hay que jugar con ella, hay que hacer todo lo que hay que hacer. Mi hija necesitaba contacto y parecía que no se lo podía dar.
Conocía el porteo, pero ignoraba sus beneficios, me encantaba pero mi economía no me permitía invertir en un portabebé ¡sobre todo si no iba a poder cargar peso!

Con el tiempo aprendí que con un buen portabebés ergonómico y bien colocado y ajustado teniendo en cuenta las características particulares  se puede minimizar el impacto del peso que se carga. La postura del bebé es la adecuada, su cuerpo está pegado al tuyo por lo que es una extensión del mismo, no puede moverse demasiado pues está contenido por la tela y por lo tanto el peso se reparte por toda tu espalda, hombro y lumbares, no sobrecargas una zona en concreto de la columna ni los brazos.

Cuando mi peque tenía 8 meses probé varios portabebés prestados y me hice algunos artesanales. Algo en mi interior me lo pedía, y no voy a decir que fue fácil encontrar uno que se adaptara a las dos de forma inmediata. Sin asesoramiento profesional y con necesidades especiales es más complicado, pero a base de probar y probar lo encontramos.

A  partir de los 18 meses desterramos el carrito y pasamos a suelo y portabebés, y aunque mi hija pesa 5 veces más que cuando nació no me duele la espalda.20150319_155315 (1)

Sin duda ha influido el hecho de ir probando el protabebés  que mejor se adaptaba a mi propia situación y el uso gradual del mismo que ha fortalecido mis sistemas musculares. Por eso digo que portear no sólo puede ser compatible en muchos casos, sino que puede ser aconsejable.

Un bebé necesita los brazos de su madre, si se tienen problemas en la columna puede ser doloroso e incluso contraproducente, pero portear de la forma correcta, con un buen asesoramiento que tenga en cuenta tus problemas y te enseñe cómo contrarrestarlos,  de seguro tendrá un impacto menor en tu cuerpo que hacerlo sin  un portabebés adecuado. Sin duda restas problemas y sumas beneficios.

 


The following two tabs change content below.
Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?
Hola, soy Nohemí. ¿En qué puedo ayudarte?