Por fortuna, no hay más que pasear un rato por cualquier ciudad para darse cuenta de que las cosas están cambiando, y que cada vez son más las familias que encuentran en el portabebé un valioso aliado en la crianza de sus hijos.

Pero tampoco es un secreto que aún hay muchas otras que no conocen el porteo, o peor, que fruto de la desinformación, están cargadas de prejuicios y recelos y asocian portear con determinados estratos sociales, llegando a creer que es algo complicado, oscuro o casi sectario.

Así que, en mi cruzada particular por aclarar y desmontar falsos mitos del porteo, y como ya se han llenado muchas páginas explicando qué es y cuáles son sus beneficios, he decidido aclarar qué no es.

 

Portear…

 

· No es sólo transportar

Indudablemente, poder trasladar a nuestros hijos es uno de los puntos fuertes del porteo, pero no el único ni el más ventajoso. Portear te pone en bandeja poder disfrutar de un abrazo continuado y de calidad, lo que se traduce en un estrecho vínculo entre bebé y adulto.

 

· No es una moda

, pero está de moda. La historia ha demostrado que portear no es una costumbre efímera, sino el vehículo utilizados por familias de todos los siglos para satisfacer las necesidades de bebés y adultos. Una manera de poder conciliar.
En la actualidad hemos retomado esta práctica, pero más que como una moda, como una forma de vida.

 

· No es complicado

Sé que esto es bastante subjetivo, pero he visto teléfonos móviles con más funciones que un Airbus y la gente los usa. Es una cuestión de interés, ganas y práctica. Además, siempre puedes recurrir a una asesora profesional para que te aconseje.

 

· No es caro

El precio medio de un portabebé no se acerca ni de lejos al precio de mercado de cualquier carro. A esto habría que añadirle que podemos encontrar algunos portabebés cuya vida útil supera con creces a su vecino de las cuatro ruedas.

 

· No es peligroso

Portear de manera adecuada no entrañar más riesgo que cualquier otra actividad que realicemos con nuestros hijos. Con sentido común y siguiendo unas pautas básicas sobre postura, posición y tensión, un portabebé ergonómico es un producto completamente seguro.

 

· No es sinónimo de dolor de espalda

Un portabebé ergonómico permite un reparto del peso equilibrado a lo largo y ancho de la espalda y hombros. Te ayuda a tomar conciencia de tu postura haciendo que te intereses más por adoptar una saludable higiene corporal.

 

· No es sólo para un ratito

O sí, si es lo que quieres, pero debes saber que, si el bebé va en la postura adecuada, no hay restricciones de tiempo. Podrás disfrutar del porteo tantas horas como os apetezca. Eso sí, hay que andar con cuidado, porque el porteo suele resultar adictivo.

 

· No es una forma de dependencia

Todo lo contrario. Para tu bebé es la forma ideal de descubrir el mundo e interactuar con él desde un lugar seguro que le ofrece refugio cuando lo necesita. Y a ti te ofrece autonomía, y libertad de movimientos. La posibilidad de recuperar ambas manos.

 

· No es sólo cosa de chicas

Como en otros aspectos de la crianza, cada día crece el número de papás comprometidos que optan por el porteo. El mercado del portabebé lo está teniendo en cuenta y encontramos fulares o mochilas con estampados o estilos más “masculinos”.

 

· No es perjudicial en el embarazo

Cada mujer es diferente, pero si el embarazo se está desarrollando con normalidad, la futura mamá se encuentras bien y con ganas, portear no está reñido con gestar.
Será preferible optar por colocar al niño a la espalda o la cadera, estando siempre atenta a las señales del propio cuerpo. Sin duda, es la manera más cómoda de cargar a tu hijo mayor cuando éste reclame tus brazos.

 

· No es exclusivo ni excluyente

Las familias que porteamos somos una tribu, una gran familia, pero no somos una secta. Como sabedoras de los beneficios del porteo para nuestros hijos, es cierto que a veces nos podemos comportar como vendedores de biblias, por nuestro afán evangelizador, pero eso no significa que no respetemos otras opciones.
Si lees esto y porteas, seguro que has reconocido algunos de estas falsas creencias, incluso es probable que te venga algún otro a la cabeza. Y si no porteas, espero haberte sido de utilidad para esclarecer tus dudas, acercarte, y ponerte en valor este mundo mágico de llevar a nuestro hijos bien cerquita.


The following two tabs change content below.
No entraba en mis planes tener hijos. No me interesaban lo más mínimo las conversaciones de bebés y me daba repelús imaginarme cambiando pañales o pasando la tarde en un parque infantil. Hasta que esa campanita que (casi) todas llevamos dentro comenzó a sonar repentinamente como una sirena de bomberos, imposible de acallar. Del asombro inicial pasé al desconcierto total, y de ahí a la rendición. Y me quedé embarazada, y parí, y mi vida se dio la vuelta como un calcetín. Y resultó que esa parte del calcetín, que nunca había visto, me gustó. Me gustó mucho. Gracias a ello decidí formarme como Asesora Continuum, Asesora de Porteo y Asesora de Lactancia para acompañar a las familias en la búsqueda de ese camino mágico que llamamos m(p)aternidad. Podrás encontrarme en mi blog, En casa con mamá, mi particular ventana al mundo.

Latest posts by Juncal Horrillo (see all)

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?
Hola, soy Nohemí. ¿En qué puedo ayudarte?