Las escuelas infantiles y la socialización de mis hijos.

Las escuelas infantiles y la socialización de mis hijos.

¿Escuela Infantil o directamente al cole…? Pinto, pinto, gorgorito… Hoy te vengo a hablar de las escuelas infantiles y la socialización de mis hijos.

DSC_0023_4

Algo así me está pasando últimamente ¿Y por qué? pues porque como muchos sabréis, tengo familia numerosa, con tres enanos y las situaciones son diferentes a pesar de ser iguales.

El mayor, ya lo tiene chupado, porque va a primaria. Pero este año, ha habido revolución en casa, «la mediana, empieza el colegio y el pequeño empieza la Escuela infantil»

Podéis imaginaros, el panorama. Pero vamos por partes:

El mayor, nunca fue a la guardería , si, lo sé, es escuela infantil, pero me sale el nombrecito por defecto, perdonadme. Él se socializó, en el parque, rodeado de niñ@s y jugando. Entró en el cole, y todo el mundo echándose las manos a la cabeza cuando la gente de alrededor se enteraba de que ¡¡¡horror un niño sin ir a la E.I!!! pues si, pero bueno, mi hijo tardó 2 semanas el pobre en dejar de llorar.

Yo sólo pude llevarle un par de veces, porque trabajaba, pero esos días, me fijé en una cosa….

…Así que un mito derrumbado.

Pasemos a la mediana. Este invierno, ya mi marido insistía en llevarla. Mi primer hijo es de mi ex y por lo tanto, no sabía nada del mito derrumbado del que he hablado antes. Conseguí retrasarlo hasta primavera, momento en el que decidí, ahondar en el submundo de las Escuelas Infantiles, ¿cuál elegir, de qué informarse….? como de todo eso se puede sacar un post entero y además este no es el adecuado, nos saltaremos esa parte. Lo más importante para mí, era la cercanía, que la abrazaran cuando necesitara abrazos, que la quisieran cuando llorara, que la atendieran….. que fueran YO, sin ser yo.

Y empecé a buscar, que si Waldorf, que si Montesori, vale, todo eso es importantísimo, pero también lo es el tener tiempo, personal y empatia,… ¿alguien abrazaría a mi hija y la limpiaría las lágrimas?.

Encontré una, que me gustó, pequeñita, a 5 minutos de donde yo iba a estar, que me daba la opción de la comida o no. Era como muy familiar…… pero muy oscura, que me obligaban a pagar la matrícula entera, más un montón de gastos para sólo un mes y que me insistían e insistían en meter al otro. La descarté, demasiada desesperación por el pequeño…la mediana no importaba porque sólo era un mes, así que nadie me la iba a mimar ni a abrazar.

Miré otra, en esa me daban libertad de horarios, según la web, además, me gustaba mucho la decoración, pero yo que por si no lo sabéis, soy claustrofóbica, eso de las guarderías que parecen tiendas a las que en lugar de escaparates, han quitado los cristales y han puesto barrotes para poder llamar patio…. pues no lo veo… OJO, que ahora es lo habitual y seguro que están genial, o sea, que no lo toméis cómo crítica. De hecho, esa era la que yo iba a elegir, hasta que un día, me dio por ir con el coche y parar enfrente;  Los niños jugaban, otro lloraba, una sola cuidadora para todos ellos, sentada en el centro con la mirada perdida….. a veeer, también me podéis decir que soy muy dura….ya, pero soy como un pirata escondiendo su tesoro, busco el mejor sitio. Me dije a mi misma, que quizás la chica tuviera un mal día, la podía doler la cabeza…. yo que se, seguro que yo misma he tenido 1000 veces su misma expresión en mi anterior trabajo, pero veía al niño llorar y nadie a su lado.

Y llegué a otra, a una que siempre ha estado ahí, pero que yo la conocía por otra cosa y no por la E.I. tiene jardín, huerto, patio del de verdad o sea, del que si llueve, te mojas y con columpios. Las instalaciones geniales….bueno, que ya que tenía que entrar, elegí esa….pero……ya no había plaza y me marché.

Supongo que en el fondo, no quería dejarla, tenía complejo Golum y no quería soltar a mi tesoro hasta que el colegio la solicitara.

Y ese momento llegó el 8 de septiembre, como todos los niños, cogió su carterita, se puso en la fila y lloró, junto a 3 niños de guardería que había a su lado, y ahí estamos, recordando el ritmo de su hermano y viendo como una vez que ha entrado, pasa de nosotros y adora a su profesora.

DSC_0130

 

Y no, no creáis que he acabado, que el pequeño, ha empezado hoy mismo. Esta vez, yo también lo necesito por cuestión de trabajo, así que…

En la Escuela infantil que tiene el patio de verdad, con huerto de verdad y con rayos de sol dando de lleno.

Y en la entrevista que tuve con su profesora, hubo varias cosas de esas que se te quedan grabadas.

La primera..cuando nos preguntó por las comidas y recordé una cosa que leí por internet:

  • Con el primer hijo te asustas si come arena
  • Con el segundo hijo, te preocupas si le sienta mal la arena que ha comido
  • Con el tercer hijo, te preocupas de que se le haya quitado el hambre y no cene.

O sea, que con el mayor, separé las claras de las yemas por si tenía alergia, con la mediana, sólo lo hice un día y al siguiente tortilla francesa para cenar, y con el pequeño, un día, nos vio tortilla de patata para cenar y ahí descarté la posible alergia al huevo….jjjjjjjjjjjjjjj… Esto la gustará mucho a Eloisa López (una maternidad diferente (baby led weading)

La segunda, que la dijera que duerme conmigo, aparte de ver como tomaba teta en ese momento para merendar y que lo viera normal.

La tercera, al preguntar que esperaba de ellos… me quedé en blanco… SI, porque, yo, aparte de que aprenda cosas nuevas a su ritmo y sin meterle cosas innecesarias por edad, divirtiéndose y jugando mucho, para mí, es más importante el amor a su profesión para que mi hijo lo note y que prefiero un abrazo si llora a que le animen con palabras en inglés…. en fin, no lo toméis como nada personal, seguro que much@s de vosotr@s pensáis diferente, pero yo soy rarita y muy apegada a mi cachorro.

A pesar de que casi vuelve a aparecer Golum y paso de llevar a mi hijo a ningún sitio, esta mañana, le he puesto el chándal, hemos llevado a sus hermanos al cole, he aparcado frente a la E.I , se ha tomado su desayuno tetil y ha entrado y siii, se ha puesto a llorar, y ¿sabéis? al irme, le he visto por la cristalera, una profesora se ha hecho cargo de los demás niños y la otra, la que estuvo en la entrevista, le ha abrazado, le ha acariciado y ha estado con él hasta que se ha juntado con los demás niños y ha sonreído…. Una hora más tarde, le he recogido, le he abrazado, le he dado teta y nos hemos llenado de besos.

Mañana llorará, y el año que viene, cuando empiece el cole…..pues también llorará, aunque haya ido a la guardería…perdón, la escuela infantil. ¿Y sabéis por qué? porque uno no se acostumbra a dejar de ver a la persona que ama aunque sea media hora… y ellos nos aman y porque al igual que tú, cuando cambias de trabajo, el sitio es nuevo y la incertidumbre del ¿qué pasará? es la misma.

Y Nota Importante, un niño no es antisocial porque vaya directamente al colegio, lo es si no le educas como lo que es, como un niño.

 

DSC_0253

El porteo por cólico del lactante ¡Mi salvación!

El porteo por cólico del lactante ¡Mi salvación!

Todo el mundo tiene alguna razón para comenzar con el porteo.  La mía fue cólico del lactante.

Todo el mundo recuerda la primera vez que su primer hijo lloró y no sabía calmarlo.

Muchos padres, temen más al «cólico del lactante«, que al hombre del saco.

Buenas noches a tod@s, acabo de terminar de dar un masaje a mi hijo mayor, está malillo con la tripa y eso me ha hecho recordar mi inicio en el «porteo desinformado«, en los masajes en forma de reloj y en que prefería estar metida en la hora punta conduciendo que estar en la hora punta del dichoso Cólico.

Si pincháis AQUÍ, la Asociación Española de Pediatría os lo explica

Hace ya 9 años, y todavía recuerdo cuando mi hijo con un mes, comenzó a llorar desconsolado, sin que nada le calmara.

Recuerdo ir al pediatra y decirme que mi hijo tenía el cólico del lactante y que se le pasaría en 3 meses. Y yo mirando a mi hijo, y pensando en pasar los próximos meses así, en ese plan.

Nuestra vida entró en espiral, lo primero los remedios de toda la vida: las dichosas manzanillas con anisetes. A mi hijo, que encima tomaba pecho en exclusiva, ni fú ni fá y más bien fa, o sea: que me lo tomara yo o se lo diera a los perros, que para el hecho, es lo mismo.

Acabé odiando los relojes  y los masajes, ¡¡¡Toooda la tarde daaando vueltas al reloj  de su ombligo!!! ¡¡¡AAAhhh!!! y la bicicleta, que para quién no lo sepa, es hacer el movimiento de pedalear con sus piernas. ¡¡¡Y a partir de las 6 en casa!! porque más tarde, empezaba la fiesta y nos tenía que pillar en zona segura.

Y yo me daba cuenta, de que cuanto más tiempo tuviera a mi hijo pegadito a mí, más rápido se calmaba, así que unas amigas, me regalaron una mochila… si, una colgona… todas tenemos un pasado y la mía era una Jané.

Por eso digo porteo ignorante o desinformado, yo iba encantada con ella, y mi hijo iba escuchando mi corazón. Y así, sobreviví al primer cólico, que duró 2 meses y medio.

Con mi segunda hija, tardó unos días en empezar, yo ya no tenía esa mochila, pero en cuanto empezó a llorar, salí corriendo a por una que me regalaron….si …. otra colgona… la reina madre babyborjn, mi enana seguía llorando, menos, pero lloraba, pero los mismos amigos que me regalaron la mochila, me hablaron de los fulares y allá que fui yo, lo que fuera con tal de no volver a pasar por los dichosos cólicos y entré en el mundo del porteo informado.

Podéis leer mi odisea con el inicio del porteo AQUÍ.

Y con mi emeibaby, mi niña iba siempre conmigo, y lloraba, ¡si claro! pero muuucho menos, y pasamos el dichoso cólico en menos de un mes, donde no hubo ninguna manzanilla con anisetes, ni aerored, aunque si masajitos, pero sobre todo muuucho porteo y piel con piel.

Y llegamos al tercero de mis hijos. Dos días, creo que le duró, o lo mismo ni tuvo, y era otra cosa, porque no fue como los demás. Porteo intensivo, porteo totalmente informado, mi embarazo me llegó comenzando la formación Continuum y Daniel pasó victorioso por su coco particular, rodeado de fulares, mochilas, masajes y piel con piel.

Recomendaciones de mi primera pediatra que además era híbrida (apoyan la lactancia hasta los 6 meses, después apoyaba la fórmula): manzanilla con anisetes, aerored, paciencia.

Recomendaciones de la pediatra actual: Masajes, no dejar llorar, paciencia.

Mis recomendaciones: Amor, paciencia, calma, porteo, piel con piel, masajes.

y aparte:

  1. Todos los niños son únicos, no porque a tu vecino le haya durado 4 meses, le va a durar al tuyo lo mismo, incluso, a lo mejor tu bebé, es de los muchos afortunados que no los tiene.
  2. Si notas que ya estás sobrepasada, delega, deja al peque un poco y vuelve, recuerda que al que le duele, es a él y si encima te nota nerviosa, será peor.
  3. Los anises estrellados de toda la vida y que según las abuelas, toda nuestra generación los ha tomado, hace años que NO se recomendiendan por posibles intoxicaciones.

En todo caso, las manzanillas con anisetes, a algunos les funciona y a otros no, es como todo. Si está con lactancia en exclusiva, es más recomendable, el contacto piel con piel y la reflexología, antes de meterle en el estómago cosas para las que no está preparado.

¿Habéis pasado por ese trance?¿ os habéis quedado en casa temiendo la hora punta del cólico más que la hora punta en un atasco con el coche? o ¿eres de los afortunados que no lo ha pasado? si eres de estos últimos, me das mucha envidia, si eres de los que lo están pasando… MUCHO ÁNIMO y todo pasa.

Y si queréis que os lo explique alguien mejor que yo, aquí tenéis a Carlos González.

http://https://youtu.be/QloEMu9lIZA

 

Verano, agitación y preadolescencia. Pack completo

Verano, agitación y preadolescencia. Pack completo

Que sepáis que mientras escribo esta entrada, estoy en la playita, con las olas del mar, la brisa, las risas de los niños… sus llantos, peleas, los mosquitos….

Y  mientras, entre llanto y llanto, caída tras caída, me meto en facebook  y veo las maravillosas fotos de familias felices, las de instagram todos sonriendo, me recuerdan un poco a las pelis americanas de los años 50… y no es por desmerecer, ¡¡que vaaa!!! lo mío tira más hacia la envidia de las malas, malas.

¿y por qué? pues porque este verano se me han juntados varias cosas:

1. La preadolescencia del mayor  y el debate: supernani si o supernani no

2. La altísima demanda de los dos pequeños  ¿mamitis, malcriados?

3. La agitación del amamantamiento en estado puro y en cotas inimaginables.

Como veis, tenemos el verano de los más entretenido y ameno.

Con el primer debate, la preadolescencia del mayor, una parte de mi, la Susana Continuum, lucha con dientes y unas poquitas uñas (me las muerdo, si, ya sé que está mal, pero ni fumo ni bebo, algo malo tendré que tener).DSC_0021_4

A lo que iba, pues eso, que estoy totalmente en contra de los premios y órdenes o lo que haga supernani , pero otra parte de mi, se alía con el santo job (mi marido, que tiene una pacienciaaa…) y me da por pensar, que quizás me valga, porque la preadolescencia de los 9 años, es muy dura, y temblando estoy ya con la adolescencia.

Anoche, casi me rindo y acepto, pero tomó el mando la pepito grillo y pensé, que mi hijo lo que necesita es más mimos y atención. Ser hermano mayor en una familia numerosa con 2 hermanos tan pequeños, tiene que ser muy complicado y muy duro. Así que hablamos… ¡¡a ver lo que dura!!, de momento, está apaciguado viendo vídeos de Jurassic park/world o como en la foto, que está buscando renacuajos y me ha dicho que me quiere ….

 

Pasamos al punto dos: la demanda de los enanos.

¡¡Me río yo de la gente que dice que los niños porteados no andan!!… no claro… lo que suelen hacer es correr.

Mi marido dice que es porque siempre están atados en los portabebés y huyen de mi… pero esa es su versión claro, lo suele decir para picarme, porque luego controla de porteo más que yo.

Pues eso, que con 1 año y medio el pequeño  y 3 la mediana, sólo quieren a mami, y si ya es difícil con uno, con 2, ya ni os cuento. Me he pasado medio verano, con uno delante y otro detrás… o con uno detrás y el otro pidiendo «»upa mamiii»»…. El resto del tiempo, lo dedico a buscar al pequeño, que en cuanto nos descuidamos, se escapa… (se me ha olvidado deciros que veraneo en un camping, con lo cual escaparse es fácil).

11800346_10206822127849159_5803483381762372757_n

También os digo, que al igual que cuando oyes hablar de fútbol, todos son entrenadores, los que nos ven, tienen el alma de fisioterapeuta dentro. O tal y como yo lo veo, da para una conversación de ascensor, pero en lugar de hablar del tiempo, hablan de mis futuros dolores de espalda….

… siiii, ¡¡ya verás cuando seas mayor….siiii, seguro que ahora no te duele, pero ya verás dentro de unos años….!!!!!

Realmente, esos comentarios, me los tomo como una adulación, ¡¡todavía me ven joven!!

Pues nooo, no me duele la espalda, de hecho, ya me dolía antes, pero no por mis hijos, si no por tener la espalda contracturada por arrastrar carros de leche sin ruedas en una tienda donde trabajé hace años (soy muy brutita)….

De hecho,si no fuera por los portabebés, no podría cogerles, porque acabo en el fisio y se me duermen hasta las manos.

Cuando sea viejecita, les estaré agradecida, porque gracias a los fulares, cuando les cojo, llevo una postura sana para mi espalda, tengo el peso repartido y sobre todo, ¡¡voy recta y mis cervicales no sufren!! Quizás me criticarían menos, si dejo los portabebés en casa y arrastro un carro vacío y con un niño en la cintura. O andando, o en triciclo….vale, todo eso está bien, pero mi familia numerosa, requiere cosas básicas para sobrevivir o yo por lo menos, las necesito.

 

Y pasamos a lo que peor estoy llevando, lo que está sacando lo peor de mi, «la agitación del amamantamiento», Nohemí Hervada os lo explica AQUÍ. En lugar de Walking dead, me siento protagonista de walking tetil. Es cruel lo sé, pero sólo las que estéis como yo o sepáis lo que es esto, me entenderéis.11083860_956885754343387_5426243051009769370_n

Con el mayor estuve hasta los 3.5 años dando de mamar. Y con los dos peques hago tandem. Hasta hace poco, los daba a los dos a la vez, pero desde que empezó el calor, cada vez lo llevo peor; A la mediana, la espacio más las tomas, pero el peque, me pide muuuucho. Y yo suelo hacer dos cosas, o me escondo para respirar mientras el padre les entretiene (si, hace poco, detrás de la cuna y no me da vergüenza admitirlo) o acabo de mal humor, cogiendo a uno y cabreada con el otro, y me veo desde fuera, y no puedo creer que sea yo, y me veo desde dentro y me muero de dolor, pero soy incapaz de sacar la dulzura habitual de madre, de su mami.

Así que con toda mi pena, voy a destetar a la mediana y si puedo al pequeño también; No puedo más, mi cuerpo no puede más. Lo primero que hice fue explicarle lo que me ocurría al padre, para que cuando me viera así y los peques estuvieran en pleno auge, se hiciera cargo de alguno, sin tener que decírselo, o de los dos. Me da igual que se entretengan con una manzana que con gusanitos, con un vaso de leche o con una fanta naranja, sólo necesito que se distraigan y se olviden de la TETA.

Y en esas estamos. Quitando esas cositas, estamos disfrutando con las guerras de globos, pistolas de agua, construcción de castillos con foso a la orilla del mar y luego en el pueblo, con las vacas y la montaña. Asalvajados los tengo ya…..

Saludos de mi peque, me pedía teta, pero aceptó un helado de chocolate. Soy una malamadre lo se, pero mis hijos me adoran

DSC_0045_3

¡¡Que se pare el mundo, que necesito información!!

¡¡Que se pare el mundo, que necesito información!!

Llevo una semana dándole vueltas a ver que escribo, viendo que se me acerca el día y nada, ¡¡y no será porque no tengo ideas!! porque me bulle la cabeza, jjjjjj. Al final, me he dado cuenta, de que llevo días pensando en lo mismo. En la gente, y su forma de buscar información.

En mi caso, soy de la religión de San Google y de las bibliotecas aunque  luego se me olvida entregar los libros y acabo castigada. En fin, a lo que iba, que yo, busco, rebusco, doy mil vueltas a todo, contrasto información, guardo, rechazo, pregunto y una de dos, o me aclaro o me lío del todo, pero al menos, me formo una opinión para luego ir a la persona o personas que se, que me pueden desenredar el follón que tenga, pero ya estaré encaminada en algo, aunque sea equivocada, pero algo es algo.

 

3

 

¿Y esto a qué viene? pues a varias cosas, aunque la que más me ha hecho pensar, es la conversación que tuve el otro día con mi amiga y compañera Esmeralda Solís de Siriñadas, que me dijo:

 «mucha gente se informa más para comprar una lavadora, que para tener un hijo». ….

y ahora muchos diréis que la matrona o la doula os informa, que os compráis las revistas semanales o quincenales , que os leéis toda la información que viene en las cajitas que regalan en el curso de preparto, que os metéis en Internet, veis vídeos o leéis de todo…

Vale, eso lo hemos hecho todos, pero siempre hay un porcentaje de gente que le pilla el tren o que ve que la realidad es otra a la que se imagina, y ahí entran los consejos que os voy a dar

1.-Preguntar, informarse, comparar información, es lo mejor y lo más inteligente, pero si después de mirar en páginas webs diferentes, preguntar en un grupo y que te contesten 23 personas, preguntar en otro y otras tantas personas. ¿Cuándo pretendes parar? ¿estás haciendo alguna estadística y hay que llegar a las 100 personas con la misma opinión. Hazte un favor y no te líes más o acabarás como el anuncio ese de una página de viajes comparando precios y al final tendrás un cacao mental

Foto cogida de un anuncio de Trivago

Foto cogida de un anuncio de Trivago

 

 

2.-Cuando estás perdida y no tienes ni idea de por donde empezar, entra en un grupo o foro y lee o que ya hay escrito, sobre todo, las preguntas frecuentes o las últimas entradas.  Averigua quién te puede dar información fiable. Para mi primera lactancia, tuve de aliado el foro de la Asociación Española de Pediatría, donde veía a las madres preguntar mil y una vez la misma pregunta todos los días. Luego descubrí a mi querida Eloisa y su blog  o Red Canguro y muchas webs , grupos muy fiables o acércate al grupo de crianza más cercano.

Un ejemplo: las preguntas sobre incorporación al trabajo y lactancia, cómo se congela la leche materna, cómo se regula la emeibaby, ¿ cómo se pone una bandolera o si se puede portear a un recién nacido…… Y podría seguir…..

capture-20150717-014233

 

3.- Existen 3 grupos de asesoras: Las que cobran, las que no o las mixtas. En este POST, os explica genial el tema del pago Nohemí. En las asociaciones de crianza, suele haber asesoras que te pueden ayudar gratis, o en las de porteo, pero eso no significa, que estén las 24 horas disponibles. Tú acuérdate de los informáticos, en cuanto les ven, siempre alguien le pide ayuda con algún virus. Pues esto es igual. Es decir, si contratas asesorías, las tendrás en exclusiva para ti, si no contratas nada, ellas tienen familia y trabajo, no te pongas nerviosa, que te contestarán cuando puedan. Evidentemente si contratas una Continuum acertarás jjjjjjjjjjjjjjjjjjjj.

Es decir, crea tu tribu, rodéate de gente que sabe o que al menos te respeta, pregunta, siempre pregunta, pero primero lee, compara, escucha y una vez hecho esto, suelta todas tus dudas

 

 

Se cae llevando a su bebé a la espalda, y lo hace con estilo.

Se cae llevando a su bebé a la espalda, y lo hace con estilo.

Hace tiempo, leí una entrada en Monitos y Risas, acerca de qué pasa si te caes porteando. Soy torpe, tengo muchas cosas buenas, pero admito que soy de las que se da con la misma piedra, en sentido literal, 2 veces no, todas las que pase por allí.

Pero bueno, eso ya lo tengo asumido jjjj así que, cuando leí la entrada del blog, pensé que ¡¡menos mal!! que a mí nunca me había ocurrido, pensaba que cuando porteo, siempre voy con muchíiiisimo cuidado incluso cuando voy con el porteado y los 2 asalvajados que están a su alrededor.

Si, son mis otros 2 hijos, y no los etiqueto, es que me han salido así de fábrica, son muy movidos ellos. Pues como ya os podréis imaginar, ocurrió, y además, de la forma más tonta posible y por otra parte, me pasó, por lista.IMG-20150404-WA0028-2

¿Y por qué? porque me caí mientras miraba por el rabillo del ojo a una pareja que hablaban entre ellos y me miraban y cuando oí…. «pregúntala» pues justo ahí, cuando yo ya estaba más ancha que las gallinas, que estaba haciendo un repaso mental al nudo y al fular que llevaba, decidió aparecer un escalón, pero un escalón de los grandes,  ¡¡¡el padre de los escalones!!, y allá que me fui, caí en plancha.

Mi hijo llorando en la espalda, porque el pobre estaba durmiendo, yo tirada en el suelo con mi marido ayudándome a levantar… una estampa vamos…

¿Resultado? pues de lógica aplastante, la pareja me preguntó si estaba bien y continuó su camino… me imagino que al centro comercial más cercano a comprar el carrito mucho más seguro… ¡¡¡donde va a parar!!!

Cuando llegué a casa, con las rodillas doloridas, las manos arañadas y con un dolor enorme en mi ego y una vergüenza aún más grande, me dio por pensar en lo solas que nos sentimos a veces las que porteamos.

Porque si se cae alguien con un carrito, no pasa nada, nadie achaca al carrito el golpe. Yo creo, que incluso si se cae alguien con una mochila comercial, alias colgonas, tampoco pasaría nada, ha sido un traspiés. Pero yo me caí llevando a mi hijo en un fular a la espalda ¡¡¡¡locaaaa!!!... jjjjjjj.

Pero ¿sabéis?, enseguida se me pasó, porque, cada vez somos más las familias que porteamos. Cuando vamos por la calle, y vemos los carros vacíos o llenos, la mayoría de las veces con la compra y a los padres con el niño en brazos, nos concienciamos de la correcta posición de nuestra espalda, y de los beneficios tan enormes que supone el criar en brazos, pegaditos a nosotros.

Y además, ¿Y si en vez de llevarle atado, le hubiera llevado a caballito, a hombros, o a la cadera? Hasta en eso el porteo les protege, porque tenemos las manos libres para protegerlos o protegernos.

 

Paseando con portabebés en lugares no accesibles

 

Y porque cuando nos encontramos a alguien que portea ergonómicamente, nos solemos sonreír o mirar, como si nos conociéramos. Crea un sentimiento de tribu.

De hecho, hace poco, Red Canguro ha abierto su grupo en facebook y en sitios donde la gente pensaba que no había nadie más , resulta que hay un montón de personas cada vez más informadas, y que ven más allá de las marcas comerciales, los anuncios de neón , y las parafernalias.

¿Y tú? ¿De verdad crees que somos poc@s?

Por cierto, me curé las heridas, limpiándome bien con agua a chorro para quitar la arenilla, luego con jabón, y me eché clorhexidina (cristalmina), lo dejé al aire y se acabó.  A mi hijo porteado no le ocurrió absolutamente nada, salvo que se despertó.

Y si la familia que me vió, lee esto, gracias por el interés, no nos pasó nada y espero que acabasen porteando. Que caerse le puede ocurrir a cualquiera, vaya con bebé, sólo o con bastón.

 

Cura sana….

Cura sana….

IMG-20150423-WA0005

 

¡Hola!

A mí me tocaba hablaros sobre la fiebre, pero ¿sabéis qué? necesito hablaros de mi otra pasión y de lo que veo gracias a ella.

Soy voluntaria de Cruz Roja desde hace 20 años, y el otro día, al llegar a casa, después de un traslado con una sintomatología que he tenido miles de veces,me vi  repasando la historia con otra perspectiva. Lo miré como persona  y no como profesional. Lo miré como madre, como Continuum, o simplemente como ser humano y me entró una pena enorme.

¿Quieres saber por qué?

..En mi trabajo sé muy bien que las máximas para atender a una persona son la empatía,  hablar tranquilo, despacio , con dulzura (si la ocasión lo requiere), ponerte a su altura para que te mire a los ojos, cogerle la mano para que sienta que le vas a ayudar y preguntar qué le ha ocurrido y cómo está.

Hasta ahí todo bien y todos de acuerdo, pero ¿y cuándo es un niño que se ha caído,  le duele algo o que simplemente está llorando?. Pues ahí casi toda nuestra sociedad falla y falla estrepitosamente, en la empatía  y en todo.

Si un adulto simplemente se tropieza, todo el mundo, o al menos bastante gente, irá a ayudarle a recuperar el equilibrio o preguntará si se encuentra bien.  ¿Y si es un niño? Por desgracia, se sigue escuchando esto: «Déjale, que no ha sido nada y, ya se levantará». Puede que incluso le chillen o le regañan por no fijarse por dónde va.

Si una persona llora porque se ha caído y se ha hecho daño, todo el mundo pensará que le debe de doler muchísimo porque está llorando, (y eso en un adulto está mal visto), e intentarán consolar y ayudar. Si es un niño el que lo hace, quizás escuchemos esto: «Deja de llorar que no eres un bebé. Así aprendes. La culpa es tuya por ir como un loco.»

Si vemos a una persona que sufre, la intentamos calmar y si es conocida, la abrazaríamos  muy fuerte ¿no? pero a un niño…. a un bebé…..habrá gente que diga:  ¡Déjale que llora por nada!, ¡Claro, está acostumbrado a tantos brazos, que ahora no se calma! o ¡ No le puedes dejar con nadie, le has malacostumbrado y ahora tiene mamitis!.IMG-20140724-WA0011

Y lo peor y más cruel, somos flexibles con los adultos e inflexibles con los niños: ¡No le hagas caso que llora por nada, sólo quiere llamar la atención!…. Y todo eso se lo dicen a la madre, para que no escuche lo que le dice su corazón, para que ignore a su hijo…..

En los talleres de primeros auxilios que doy, algunas veces, sale el caso de algún golpe que se ha dado su hijo, y que lo que pensaban que era nada, al final sí había sido algo. Incluso una fractura. Sí, lo habéis leído bien, una fractura o una luxación. Y , ese niño se quejó, lloró, y  esa madre se preocupó pero, también hubo alguien que dijo esas palabras a la madre, que hicieron que callara sus sentimientos  por miedo a que su hijo la estuviera tomando el pelo, por miedo al qué dirán, por no discutir, por dudar de sí misma y pensar que lo que los demás decían, era verdad.

¿Alguien se ha parado a pensar en los niveles de dolor? Todos sabemos que el umbral del dolor es diferente para cada persona  y que lo que para unos no es nada, para otros es una tortura.  ¿Y a los niños? ¿no tienen derecho a expresar que sienten dolor? ¿por qué negar que les  duela realmente? ¿ y si lo que para nosotros es un simple golpe, para él sí ha sido doloroso? ¿por qué no puedo ir a cogerle o por lo menos, darle un beso o la mano y que me sienta cerca?CAM02881

Peor lo tienen los hermanos mayores, que si se hacen daño, depende de la situación, oirá lo de antes o algo peor:  ¡¡Lo que es capaz de hacer por los celos!! ¿Y? aunque así fuera ¿es eso  motivo para no atenderle? ¿Y por qué echarle la culpa al niño en lugar de mirar los padres lo que hacen ellos para que el niño actúe así?

Igual que cuando sabes que hay algo que no cuadra, que a tu hijo le pasa algo, que tu instinto te lo dice, pero que todo tu mundo te dice que son tonterías, que le tienes mimado, consentido y que ese es el problema.

Por desgracia, tengo a mi alrededor, varios casos de esos, madres que no han sido escuchadas a las que se las ha culpado por ser precisamente eso: MADRES.  Madres que han luchado contra todo y todos hasta demostrar  lo que ellas ya sabían, a pesar del asombro del entorno que no supo o no quiso ver lo que pasaba, Que no quiso escuchar a  quienes más conocen a sus hijos. Y no hablo de tonterías, hablo de autismo, hablo de enfermedades neurológicas, hablo de dolor.

Todavía me acuerdo con rabia, cómo hace unos años, recién divorciada, mi hijo empezó a rascarse muchísimo las piernas. La pediatra en lugar de mandarle al dermatólogo, le mandó a la psiquiatra infantil por un posible trauma post divorcio. Yo chillaba a los 4 vientos que era porque había cambiado el gel y mi hijo tiene la piel muy sensible. Nadie me creyó y la pediatra dijo que había actuado así por protocolo. Yo no quería llevarle, pero me hicieron dudar, me hicieron agachar la cabeza, me hicieron negar lo que yo sabía y me hicieron aceptar el «por si acaso». Fui y allí conocí a la psiquiatra más antinatural del mundo. Me culpaba por la lactancia prolongada, por dormir con él, por darle amor. Ni una sola vez le miró a los ojos, ni una sola vez le dijo: ¡Hola!. Ni una sola vez le trató como a una persona. Volví a la siguiente cita, pero volví para decírselo a la cara, para decirle que mi hijo ya estaba perfecto porque yo sabía lo que le pasaba. Para decirle que ningún niño se merecía ese trato vejatorio ni nosotros por ofrecerle nuestros brazos cuando nos necesita…DSC_0034_3

Lo que no te gusta que te hagan a ti, no se lo hagas a los demás.

Empatía, contacto, amor, respeto o simplemente, llamadlo humanidad

Mis brazos siempre estarán ahí para abrazar a mis hijos, para acompañarlos en los momentos que ellos consideren dolorosos o importantes. Nosotros, con la perspectiva de un adulto, sabemos que eso pasará, pero ellos sabrán que jamás estarán solos.

Para acabar os recomiendo ver este vídeo. A mí me encantó, ¿y a ti?

 

http://https://www.youtube.com/watch?v=9Hn4sA_AipA

Abrir chat
¿En qué puedo ayudarte?
Hola, soy Nohemí. ¿En qué puedo ayudarte?
Powered by